‘Sykes’, entre Leone y Eastwood

Hombre de costumbres metódico y determinado, en lugar de atender a deseos puntuales y sentarme en el sofá a ver tal o cual película que en un momento dado puede apetecerme más que otra, suelo recorrer por estricto orden cronológico mi videoteca en un ciclo que, cada vez que comienzo, me lleva —si se tienen en cuenta las muchas incorporaciones que se van haciendo en el transcurso del mismo a mi ya abultada colección— más tiempo que el anterior: la iteración en la que me encuentro actualmente ocuparía, a película por día, dos años completos, un período al que habrá que ir añadiendo nuevas adquisiciones y esos muchos días del año en los que, por lo que sea, no apetece sentarse a revisar el título de turno. ¿Y a qué diantres viene toda esta historia? Estaréis pensando. Simple. A que quiso el azar que en el par de días que le dediqué a la lectura de ‘Sykes’ mis noches cinéfilas estuvieron dedicadas a ‘La muerte tenía un precio’ y ‘El bueno, el feo y el malo’, dos de los tres títulos que conforman la mítica trilogía del dólar de Sergio Leone y a los que el argumento enhebrado por Pierre Dubois para el presente tebeo debe mucho.

De hecho, es con el primero y por ende con esa obra maestra que es el ‘Sin perdón’ de Clint Eastwood con quienes más deudas adquiere el impecable y sólido trabajo que el guionista francés plantea con una historia que bien podría haber sido uno de esos spaghetti westerns que Leone firmaba con pulso sin par o, de igual manera, entroncar en el western crepuscular al que el filme que le valió el primer Oscar a Eastwood como director e intérprete sirve de máximo exponente. Sea como fuere, el establecer similitudes entre tan elevados predecesores sólo puede significar una cosa: que por mucho que hayamos visto y leído mil historias ambientadas en el lejano oeste en las que la venganza era el motor principal, la forma en la que Dubois la estructura en ‘Sykes’ la convierte en un motivo de regocijo constante para los amantes del género por cuanto, ni es difícil rastrear aquello a lo que homenajea, ni el hacerlo provoca que todo se reduzca a un continuo mirar hacia el pasado.

Con espacio de sobra pues para la sorpresa y no tanto para anticiparse a la trama como cabría imaginar, donde ‘Sykes’ apuesta con energía es en el excelso trabajo que Dimitri Armand ejecuta a los lápices; algo que no debería extrañarnos si, como servidor, sois de los que en os habéis acercado a cualquiera de los dos álbumes de la nueva etapa de ‘Bob Morane’. De líneas redondeadas y no pocas concomitancias con otros nombres coetáneos como los de Xavier Alice o Joël Parnotte, en el trabajo de Armand para las planchas de ‘Sykes’ conviven las mismas virtudes y similar defecto a los que ya apuntábamos hace más de un año en la reseña más arriba enlazada, y dado lo sólido de su arte en términos generales, resulta chocante que el artista no dedique más esfuerzos a evitar los fondos de colores planos o degradados que tanto abundan en estas páginas. Mal menor si se compara con lo mucho que el artista se deja la piel en la caracterización de personajes y en la concreción de escenarios, ‘Sykes’ se eleva en su consideración final como una lectura soberbia que no sólo hará las delicias de los amantes del western, como antes insinuaba, sino que se posiciona firme para atraer a cualquier lector, sea de la filia que sea.

Sykes

  • Autores: Pierre Dubois & Dimitri Armand
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 80 páginas
  • Precio: 19 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.