Superman, las historias del grandísimo Alan Moore

Superman, las historias de Alan MooreUna de las habilidades que más destaca en la mente de ese genio que es Alan Moore, es su capacidad para enfocar a personajes clásicos del cómic desde una perpectiva que los deja desprotegidos a manos de este impresionante guionista. Ya lo hizo con la Cosa del Pantano, reescribiendo el origen del personaje de tal manera que no se volvería a ver con los mismos ojos nunca más, o con el Joker en La Broma Asesina, donde consiguió (aunque él no se quedó satisfecho con el resultado final) que sintiéramos lástima por ese psicópata asesino.

Otro gran pilar del cómic tuvo la ocasión de pasar por sus manos antes de que Moore firmara aquella obra maestra que fue y sigue siendo Watchmen, fue ni más ni menos que Superman, personaje que recaería en sus manos en un par de ocasiones más.

Una alegría para los fans españoles de Moore se materializó hace muy poco tiempo, cuando Planeta lanzó un tomo recopilatorio de dichos comics del Hombre de Acero guionizados por el inglés. Sin duda, Planeta ha aprovechado el tirón que están provocando Watchmen y su futura adaptación al cine, no hay más que fijarse en la pegatina que reza «Por el guionista de Watchmen», para rentabilizar toda la obra pasada de Moore, lo cual veo genial, ya que cualquier medida que nos permita disfrutar de una obra suya en nuestro país merece mi más sincera aprobación. Los fans de Alan Moore estarán de acuerdo con ello.

Superman, las Historias de Alan Moore, manifiesto nombre de este tomo, recopila, como he mencionado antes, tres historias no consecutivas, de Superman que definen perfectamente los anhelos y los miedos del hijo de Krypton, los cuales son las mayores debilidads del héroe, por encima de la kriptonita.

En la primera de ellas, El hombre que lo tenía todo, que fue la primera colaboración entre Moore y Dave Gibbons en DC, se muestra, a través de una ingeniosa trama el mayor de los deseos de Kal-el, que no es otro que el de ver su planeta natal en el caso de que no hubiera estallado. La segunda historia, ¿Qué le sucedió al hombre del mañana?, nació del encargo que se le dió a Moore para que zanjara de alguna forma todos los asuntos de Superman antes de las Crisis en Tierras Infinitas. Esta historia, que realizó junto a los míticos Curt Swan y George Pérez, es una prueba palpable de la maestría de Moore, aún encontrándose bajo una gran presión, para publicar una trama que satisfaga plenamente tanto a editorial como a público.

Alan Moore

Para acabar el trío de historias, se nos presenta una nueva colaboración entre Moore y Rick Veitch, que ya trabajaron juntos en La Cosa del Pantano. Para más inri la Cosa del Pantano hace su aparición en esta historia, ya que se trata de un número de la colección DC Presents, algo similar a los What if…? de Marvel, en el que se realizaban crossovers entre personajes de la editorial, o a veces incluso con personajes venidos desde otros lares. En esta ocasión fue Superman el que, huyendo de sus fantasmas personales acaba desahuciado en el hogar de la criatura del pantano, y de nuevo observaremos la debilidad del, en apariencia, hombre más poderoso de la Tierra.

Alan Moore es único. Busca donde a nadie se le ha ocurrido mirar y consigue sacar lo que a nadie se le ocurre explotar. En este caso Moore explota una característica que a priori, es ajena a Superman y es su humanidad. Es cierto que Superman es el estandarte del sentido humano de la justicia en el universo DC, pero nadie es perfecto, sea humano o kriptoniano, y los mayores defectos y debilidades son los que hacen a los humanos lo que son. Moore sabe esto, y demostró que Superman podía ser mucho más humano de lo que nadie imaginó.

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en