‘Superman: Kryptonita’, gran debilidad

Superman: KryptonitaSi hubiera que destacar una cualidad que normalmente (según quien coja las riendas de la historia) está presente en la personalidad de Superman, esa es la seguridad. Lógico. Tiene un poder tan inmenso que infunde respeto incluso en sus compañeros metahumanos, así que no tiene que temerle a casi nada. Excepto a la kryptonita, por supuesto.

‘Superman: Kryptonita’ puede parecer que se basa única y exclusivamente en esa debilidad, pero apenas pasadas unas viñetas nos damos cuenta de que no, que la cosa tiene más tela detrás.

Para poner en antecedentes, ‘Superman: Kriptonita’ es una revisión adaptada a los tiempos modernos de la primera historia en que apareció en escena la letal (para Superman) roca verdacea allá por finales de los años cuarenta, en un número firmado por Bill Finger y Al Plastino. En aquella ocasión, Superman se enfrentaba a un simple estafador que de primeras no presentaba reto alguno para el hombre de acero. La diferencia la marcó la kryptonita, que decoraba el llamativo turbante que lucía el mencionado villano y que provocaba la absoluta impotencia de Superman para vencerle.

Otro hito de aquella historia fue el descubrimiento al mundo del planeta Krypton, y los archiconocidos sucesos que llevaron a su destrucción y a un bebé llamado Kal-el viajando por el espacio en una nave de salvamento.

Darwin Cooke mostró ciertas reticencias ante la idea de aceptar esta clásica trama como el origen oficial de la kryptonita, así que decidió reescribirla ligeramente en este ‘Superman: Kryptonita’. A grandes rasgos tiene la misma estructura, pero cambiando ligeramente los roles de algunos de aquellos protagonistas para poder adaptarlos mejor a la época actual. Ojo, esto no significa que Lois y Clark estén casados, al contrario, ‘Superman: Kryptonita’ está ambientado poco tiempo después de que el hombre de acero se haya mudado a Metropolis y se encuentre “en prácticas de superhéroe”.

Superman: Kryptonita

Aquí Cooke ha hecho una gran jugada, al resaltar las enormes inseguridades de un héroe que no cree al cien por cien que sea invulnerable y piensa que cualquier nueva amenaza puede ser su aún no encontrada debilidad, la que le causará la muerte sin remedio. Esta inseguridad, que tan patente deja Cooke, es de lo mejor del tomo, al chocar con la habitual convicción que suele demostrar Superman en otras series. Supes es un novato en toda regla, y se nota.

Otro aspecto a destacar es la humanización de la kriptonita, SPOILER la cual tiene su explicación al descubrirse quien habita en su interior, FIN DE SPOILER creando un nuevo personaje que se mueve en otra línea argumental pero que inevitablemente se sabe que convergerá con la de Superman, convergencia un tanto precipitada pero no falta de coherencia, dentro de lo que cabe en el universo DC, el cual nos tiene acostumbrado últimamente a saltos bruscos sin sentido.

Durante el resto del tomo Cooke relata los sucesos de una manera sosegada, sin prisa pero sin pausa y con contados momentos álgidos que hacen sacar lo mejor de Tim Sale, si es que hay algo de este hombre que no sea bueno. De Sale no puedo decir nada que no se sepa ya, que su estilo es único y encaja tanto a la perfección con Batman (‘El largo Halloween’, ‘Dark Victory’) como con Superman (‘Superman: Para todas las estaciones’), compañeros de trabajo pero casi siempre antagonistas en lo que a ambientes y coloridos se refieren.

‘Superman: Kryptonita’ es una gran y recomendable obra. Una acertada revisión del origen de la roca asesina para Superman, la cual ha llegado a ser tan famosa que su nombre es utilizado fuera del mundillo comiquero. ¿Cuántas veces hemos oído que X es la kriptonita de Y? ¿Y durante cuánto tiempo seguiremos oyéndolo?

FICHA TÉCNICA

Superman: Kryptonita

* Título: Superman: Kryptonita
* Contiene: Superman: Kryptonite
* Guión: Darwyn Cooke
* Dibujo: Tim Sale
* Editorial USA: DC
* Formato: Libro cartoné // 160 páginas // color
* Precio: 15.95 euros

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en