‘Superman Año 1 – Libro Uno’, sobran las palabras

La sola idea de ver juntos (de nuevo) en acción a la pareja formada por Frank Miller y John Romita Jr nos hizo imaginarnos cotas de calidad que solo se habían alcanzado en esa obra maestra absoluta que es “Daredevil: El Hombre Sin Miedo”. Un trabajo mayúsculo que servía como el “Año Uno” definitivo del personaje, reinventando el origen y elevando el nivel de manera inalcanzable para los que vinieran después. Gracias a la  nueva línea (o subsello) de DC Comics, “Black Label”, algunos de los nombres más reputados del medio están firmando historias de los personajes importantes de la editorial, un catálogo que está creciendo como la espuma y que está sorprendiendo a propios y extraños con algunos de esos títulos. El que hoy nos ocupa, ‘Superman Año 1 – Libro Uno’, cuenta con la dupla artística mencionada un poco más arriba y desde aquí vamos a informar que no dejará a nadie indiferente. Seguro.

Creará cierta polémica entre el fándom debido, precisamente, a Miller y a Romita ya que ambos han estado en el ojo del huracán por sus trabajos más recientes. El tiempo no pasa en balde para nadie y eso se puede percibir fácilmente en el mundo del comic, ya estemos ante un guionista o dibujante, las habilidades en cada parcela van mermando poco a poco. Del escritor de Maryland se aseguró que su estado de salud era tan frágil que en breve podría pasar cualquier cosa y, del hijo de John Romita Sr, pocas cosas agradables se han dicho de sus páginas, tanto de sus últimos días en Marvel como de su nueva etapa en DC. Aún así, el hype creado por este “Año Uno” era alto y la curiosidad suscitada nos tenía a todos sin una triste uña que echarnos a la boca. Una vez devorada esta primera entrega podemos afirmar que todo ha cumplido con las expectativas creadas aunque siempre se puede hacer alguna matización, ya sea para bien o para mal.

Hablar de la calidad de Miller a estas alturas de la película sería caer en la redundancia, su maestría debe quedar fuera de toda duda por muy enfermo que pueda estar. Aquí realiza un trabajo soberbio, con un estilo propio que ya hemos disfrutado multitud de veces, poético y lleno de fuerza. Sí, volvemos a asistir a la desaparición de Krypton, a la llegada a la Tierra y posterior encuentro con los Kent, al brote de los poderes, a la vida en Smallville, a los años de instituto y un largo etcétera que no es nuevo pero que se diferencia de cualquier otro origen del personaje que hayamos podido leer con anterioridad. Miller utiliza una voz en off omnipresente a lo largo de las sesenta y cuatro páginas que componen el volumen, una voz que pertenece con total seguridad a Clark y que nos va guiando a lo largo de este peculiar viaje en la forja de uno de los superhéroes más grandes de la historia del comic. Romita, por su parte, también realiza un trabajo notable, se nota que ha tenido tiempo para poner especial mimo en cada una de las páginas que firma y, a excepción de algún que otro niño de cabeza desproporcionada, todo luce con especial belleza. Eso sí, puede que sean gustos personales, pero el entintando que recibe por parte de Danny Mikki le proporciona un aspecto limpio y pulcro que si lo comparamos con el habitual de Klaus Janson, mucho más grueso y sucio, puede llegar a descolocarnos un poco. Nada importante. El resultado final es que, sin ser la obra maestra de su antecesor, es un producto lo suficientemente interesante como para seguir a la espera de la siguiente entrega con cierta ansia. ¿Llegara a clásico? Solo el tiempo lo dirá.

[Grade — 8.50]

Superman Año 1 – Libro Uno

  • Autores: Frank Miller y John Romita Jr
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 64 páginas
  • Precio: 12,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.