‘Subnormal. Una historia de acoso escolar’, NECESARIO

Ingrata y agradecida en una dualidad que casi nunca está equilibrada, la labor docente es, a mi parecer, una de las más apasionantes de cuantas se cuentan dentro de la actividad profesional de nuestra especie. A su favor podría enumerar incontables virtudes que la hacen una de las que más activo y joven mantiene a quiénes la ejercemos por ese contacto permanente con las nuevas generaciones que es parte inherente a su idiosincrasia; en su contra, en la otra cara de la misma moneda, ese tomar el pulso a los jóvenes que van pasando año tras año por nuestras aulas suele devenir en mucha frustración por no ser capaces en incontables ocasiones de auxiliar a nuestros alumnos más allá de la tarea de transmisores de conocimientos y ciertos valores que somos. Dicha frustración, además, adquiere tintes dramáticos cuando uno es tutor y tiene que atender a realidades que se mueven entre lo doloso y lo trágico, con niños puestos en medio de familias desestructuradas —o situaciones aún más jodidas— que ven como su minúsculo mundo se desmorona de manera súbita sin tener las herramientas necesarias para reconstruirlo.

En términos personales, uno de esos valores que siempre intento instilar en mis alumnos, con considerable esfuerzo y muchas horas invertidas en hablar con ellos ignorando el temario de turno, es el del respeto al otro: entendiendo perfectamente de dónde viene, me resulta cada vez más intolerable la forma en la que se dirigen —hablando en general, ¿eh?, que hay de todo— entre sí los jóvenes, protagonistas de un constante ‘Sálvame Deluxe’ en el que todo vale con tal de quedar como el cabecilla de turno de la clase. De dicho comportamiento al acoso escolar que ‘Subnormal‘ expone de manera descarnada hay menos pasos de los que uno podría imaginar y es precisamente por mostrar de manera tan clara y directa las brutales consecuencias que el «bullying» puede llegar a comportar que este tebeo firmado por Fernando Llor y Miguel Porto se alza como una lectura NECESARIA de esas que muchas veces no tardamos en tildar con la etiqueta de «debería estar presente en todos los colegios e institutos de España».

Con un solvente dibujo de Porto, que busca y encuentra su fuerte en la expresividad de sus personajes más que en el efectismo narrativo —su discurso es sencillo y manejable para quiénes no tengan mucha experiencia lectora en el arte secuencial…léase los jóvenes no lectores que son claro objetivo del proyecto—; son las vivencias de Iñaki Zubizarreta, ex-jugador de la ACB, trasladadas tal cuáles al papel por Llor —con mínimas concesiones dramáticas— las que consiguen elevar al altar de lo NECESARIO a un libro que no se arredra en acercarnos a poca distancia de lo terrible de vivir abusado por tus compañeros de clase o centro y no poder hacer nada hasta que dicho abuso cruza una línea que debería ser infranqueable. Pero más allá de la tremenda descripción de dichos abusos, donde ‘Subnormal’ acomete su mejor lanzamiento a canasta es en trasladarnos al yo adulto de su protagonista y ver cómo, aún con el paso de los años, hay secuelas que son difíciles de borrar…que no imposibles, cuidado. De hecho, es el mensaje de esperanza, de fuerza en los que te rodean y de confianza en uno mismo para salir del hoyo el que, en última instancia, complementado por las propias palabras de Zubizarreta en un epílogo fantástico, dejan claro que arrimar este volumen a nuestros adolescentes más cercanos es una cuestión de suma importancia.

Subnormal. Una historia de acoso escolar

  • Autores: Fernando Ilor y Miguel Porto
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 152 páginas
  • Precio: 17,10 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.