‘Stroppy’, viaje al absurdo con muy buen humor


A nadie se le pasa por alto las editoriales patrias encargadas de publicar ese material alternativo que tanto gusta a un grupo de seguidores de lo más fieles. Unos aficionados que buscan otro tipo de tebeo, algo que se aleje de los convencionalismos y que les abra los ojos ante unas historietas que, en algunos casos, nos van a dejar con los pies colgando. De entre todas esas editoriales bien podríamos detenernos con un estandarte de lo independiente y de lo underground, La Cúpula, un nombre que lleva ya algunos años dando guerra con todo tipo de experimentos viñetiles. Uno de los más recientes es este ‘Stroppy’ firmado por Marc Bell, autor que comenzó su carrera en el mundo de la autoedición para continuarla en Caliber o formando parte de colectivos artísticos como son Fort Thunder o Elephant Six. Tras tres décadas dándolo todo delante de la mesa de dibujo, nos llega su primera novela gráfica con una extensión mayor a lo que nos tenía acostumbrados.

Un dato a tener en cuenta sobre Bell es los “hogares” que ha tenido en los Estados Unidos, editoriales como Drawn & Quaterly y Fantagraphics, buques insignias de este tipo de historias, algo que nos remite irremediablemente a un estilo muy característico. Al ver la portada del volumen, lo primero que se nos viene a la cabeza son dos nombres propios: EC Segar y Robert Crumb. Dos autores que durante los 50 y los 60 redefinieron (o más bien crearon) un género humorístico propio, con unos dibujos llenos de detalles que provocaban la carcajada en el lector y unas situaciones tan absurdas como hilarantes. Pero que nadie se vaya a equivocar ante estas adorables criaturas ya que, entre ellas, se sucederán las peleas, los aplastamientos y las mutilaciones. Por ejemplo, en ‘Stroppy’, nos vamos a encontrar a un tipo que trabaja en una cadena de montaje en una de las fábricas pertenecientes a Monsieur Mostacho, el cacique local.

En su lugar de trabajo se dedica a ensamblar procesadores electrónicos para unas extrañas criaturas amarillas (como si el resto de personajes no fueran raros). Pero llegan los cambios, provocados por una serie de acontecimientos (leyes, mala suerte y afición a la música de All-Star Schnauzer Band), Stroppy pierde su empleo. Esto le llevará hasta un concurso musical para intentar conseguir algo de dinero y, lo que es más chocante de todo, una misión surrealista en la que tendrá que rescatar a algún que otro conocido. Bell maneja a todos los personajes con bastante acierto al igual que la forma en la que hablan cada uno de ellos, siempre usando un tono juguetón y divertido, algo que se puede apreciar fácilmente a la hora de disfrutar de las canciones del famoso grupo. Con una estructura de página de cuatro por cuatro viñetas (aunque alguna vez nos encontramos con una sola bastante detallada) Stroppy es toda una experiencia lectora, un relato absurdo con personajes bizarros y situaciones que nos harán explotar la cabeza. Un viaje extraño que no hay que tomar demasiado en serio para poder disfrutarlo de cabo a rabo.
[Grade — 8.00]

Stroppy

  • Autores: Marc bell
  • Editorial: La Cúpula
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 72
  • Precio: 16,90 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.