‘Star Wars. Heredero del Imperio’, lo mejor de las afueras del canon

Heredero del imperio

Casualidades o no, si ayer me extendía sobremanera en aproximaros ciertas ideas que creo son constantes casi universales cuando de lo que hemos de hablar es de coleccionismo de cómics, hoy cabría invertir la misma cantidad de líneas —o más, considerando el universo al que pertenece el título que os traemos— en hacer lo propio con ‘Star Wars. Heredero del Imperio’, volumen de Planeta DeAgostini que recoge las tres brillantes adaptaciones que Mike Baron realizaba durante los noventa de las novelas de Timothy Zahn y que, publicadas por Norma en sendos instantes separados a lo largo de la citada década, tuvo en la primera de las tres series, la que da nombre al presente tomo, objeto de obsesiva relectura durante mucho tiempo y fuente de la que surgió el descubrimiento personal del gran Olivier Vatine.

Con ‘Heredero del imperio’ superando a ‘El resurgir de la fuerza oscura’ y ‘La Última Orden’ en lo que a calidad gráfica se refiere —Vatine se encontraba por aquél entonces a muchísima distancia de un primerizo Terry Dodson y del croata Edvin Biukovic, tristemente fallecido a causa de un tumor cerebral fulminante un año después de que se publicaran sus páginas—, y con la oleada de nostalgia que ha invadido a este redactor de principio a fin de las casi 450 páginas que conforman esta reedición de Planeta —una nostalgia de la que volveremos a hablar esta semana— he de confesar que da cierta rabia que, tras la adquisición de Disney del universo Star Wars y la remodelación de pies a cabeza del mismo, ya sólo formen parte del canon oficial las películas, las series televisivas de ‘Clone Wars’ y ‘Rebels’ y las cabeceras que actualmente publica Marvel.

Rabia porque, al quitarse de un plumazo el vasto universo expandido al que, durante décadas, muchas voces aportaron su granito de arena; Disney daba la espalda a la riqueza sin par de incontables historias que situadas antes, durante o después —como es el caso— de aquellas tres producciones cinematográficas que encendieron la imaginación de cientos de millones de espectadores a lo largo y ancho de nuestro planeta, completaban la singular mitología de esta galaxia muy, muy lejana. Y de entre todas ellas, pocas como la trilogía de Zahn por cuanto, retomando el hilo de los acontecimientos de ‘El Retorno del Jedi’ cinco años después, nos acerca a la compleja reconstrucción del orden que la Nueva República y ciertas caras conocidas tratan de imponer mientras los últimos vestigios del Imperio usan todas sus fuerzas para impedirlo.

Un Jedi oscuro, una misteriosa mujer que odia a Luke por algo de lo que pasó en ‘Imperio Oscuro’ —la serie que precedió a ésta y que lidiaba de forma directa con el final de ‘El retorno…’ y con un Emperador que todavía tenía que dar guerra—, criaturas capaces de anular el poder de la Fuerza y un Gran Almirante del Imperio dispuesto a lo que sea por aplastar de una vez por todas al pequeño reducto de héroes que se atrevió a plantar cara al absoluto poder del régimen que controlaba la galaxia; son algunos de los elementos que Zahn —y, repito, Baron en su espléndida adaptación— ponen en juego en una lectura que, de ser fan de la creación de George Lucas, se pasa en un suspiro. Si no lo eres, ya estás tardando en convertirte a este maravilloso “lado oscuro” del frikismo que es el universo de ‘Star Wars’ y, por supuesto, en dar cuenta de esta espléndida aventura que aquí se nos propone. Y que la fuerza te acompañe.

Star Wars. Heredero del Imperio

  • Autores: Mike Baron, Olivier Vatine, Terry Dodson y Edvin Biukovic
  • Editorial: Planeta DeAgostini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 440 páginas
  • Precio: 42,75 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario