‘Spiderman. Marvel Team-Up’, retrogusto setentero

La sola mención de cualquiera de sus nombres sirve para despertar en el lector veterano una cascada de recuerdos incontenibles que, sin duda alguna, pasan por traer a nuestra memoria lectora los incontables buenos momentos que, juntos, nos hicieron pasar con su incursión en el universo mutante. Calificar pues de leyendas de Marvel a Chris Claremont y John Byrne no es nada exagerado por cuanto, durante el tiempo que ambos se mantuvieron al frente de ‘Uncanny X-Men‘, la colección conoció una época dorada que tardaría muchos, pero que muchos años en volver a repetirse, quizá no en términos de ventas —que ahí estuvieron los primeros números de ‘X-Men‘ firmados por Jim Lee para obliterar cualquier cifra previa— pero sí en una calidad y un mimo para con los personajes que, en opinión de este redactor no volvería a verse hasta la llegada de Grant Morrison y sus ‘New X-Men’. Pero me estoy yendo por las ramas. Chris Claremont y John Byrne.

Lejos de encontrarse y conocerse en las páginas de los hombres y mujeres X, el tándem de artistas ya había ensayado muchas de las dinámicas que después veríamos perfeccionadas hasta límites sobresalientes con, obviamente, la saga de Fénix Oscura; y son las páginas que ahora rescata Panini en este ‘Spiderman. Marvel Team-Up‘ perfecto laboratorio previo al que asomarse para poder contemplar, de una parte, las cualidades que hicieron del guionista británico el adalid de una nueva forma de aproximarse a los cómics de superhéroes, y, de la otra, la evolución a ojos vista de un dibujante que, plancha a plancha, iría desprendiéndose de la pesada carga que las notables influencias de sus primeros pasos ejercieron sobre sus formas —no cuesta nada seguir observando aquí lo determinante de Steve Ditko— dando paso al tan reconocible estilo que marcaría la que, a día de hoy, sigue siendo su mejor fase, aquella que transcurrió entre los primeros pasos en ‘La Patrulla-X’ y lo llevó hasta los compases iniciales de su genial y rompedora ‘She-Hulk‘.

En cuanto a lo que podemos encontrar en el material aquí contenido, creo que el titular es lo suficientemente elocuente: esto es un cómic Marvel de los setenta puro y sin destilar, con todas sus virtudes de entretenimiento desenfadado chocando de frente con el hecho incuestionable de que esta forma de hacer cómics de superhéroes ya ha quedado muy trascendida. De hecho, volver a ella de vez en cuando, dejándose llevar por la nostalgia, sirve para constatar los innumerables cambios que ha sufrido el «género» en las últimas cuatro décadas , quiero creer que para mejor, y la superabundancia de diálogos marca de la casa —tanto de la Casa de las Ideas como de la que regentaba Claremont— se da la mano con ese desenfado tan propio de la época para caracterizar unas páginas que, cuidado, una cosa no quita a la otra, se leen en un abrir y cerrar de ojos. Ahora bien, dejando de lado su validez actual, lo que resulta innegable es que sin este ‘Spiderman. Marvel Team-Up’ quizá no hubiéramos tenido a los Claremont y Byrne que después llevaron a los mutantes a las cotas que alcanzaron, y aunque tan sólo sea por eso, el puñado de tebeos aquí contenidos tienen, como poco, una importancia suma. ‘Nuff said!!!

Spiderman. Marvel Team-Up

  • Autores: Chris Claremont y John Byrne
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 264 páginas
  • Precio: 24,70 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.