‘Spawn Edición Integral Volumen VI’, oscuridad, mi vieja amiga

Aún recuerdo la llegada de los comic de Image a España como si fuera ayer. El llegar a la librería especializada y ver en uno de los estantes una serie de tebeos con brillitos en las portadas despertaba la curiosidad de todo aquel que se dejara engatusar por unos dibujos más que molones. Ahí estaban personajes como los de “Deathblow” o “Youngblood”, creaciones que recordaban a algún que otro héroe de editoriales como Marvel y DC y cuya finalidad no era otra más que el lucimiento del dibujante de turno. La salida de muchos de los autores súper ventas de La Casa de las Ideas para crear su propia editorial casi acaba con la industria allá por los años 90. Mención aparte merece la creación de Todd McFarlane, un engendro infernal que contó con algunos guionistas invitados de bastante renombre durante las primeras entregas y que, sin faltar a su cita mensual, ahí sigue aproximándose a su número 300 sin prisa pero sin pausa.

Era normal que, tarde o temprano, Planeta Comic, la editorial que posee los derechos de esta serie, la recuperara en estupendos volúmenes de esos que están tan de moda. Dicho y hecho. Con este ‘Spawn Edición Integral Volumen VI’ nos aproximamos al tercio de lo publicado hasta ahora y podremos comprobar por nosotros mismos si aquello que decía su autor sobre un prólogo de cien números (el primer centenar) era cierto o una forma de apuntarse un tanto entre los lectores. Esta sexta entrega recupera nada más y nada menos que dieciocho números de la colección, así que tenemos material para pasar un buen rato de lectura. En el anterior volumen dejábamos a nuestro simpático y oscuro héroe en una situación algo peliaguda: los detectives Sam y Twitch lo encontraban abandonado en un callejón crucificado y decapitado. Ante este panorama y la vuelta de los dos detectives, las historias tendrán un corte más realista, algo que se suele de echar de menos puesto que en su ausencia, la oscuridad se adueña de todas y cada una de las páginas del tebeo, algo que a pesar de la naturaleza del personaje puede llegar a jugar un poco en su contra.

Pero que nadie se vaya a poner nervioso puesto que no van a faltar esos elementos tan característicos de la cabecera: violencia, sangre, esoterismos, maldiciones y misterio. Todos se mezclan a la perfección para dar un cocktail tenebroso y lleno de emociones fuertes. Mientras que la pareja de policías actuará de nexo entre, llamémoslo, los dos mundos, también habrá amenazas como el vampiro Wolfram o el monstruoso Eddie Beckett que terminará convirtiéndose en una montaña de basura cuyo aspecto no puede ser más terrorífico. A todo esto habría que añadir las tramas a las que el autor recurre desde los primeros números, sobre todo a las que tienen que ver con los poderes de la hija de Al Simmons y Wanda. Salimos ganando en la parte gráfica ya que la totalidad del volumen corre a cargo de un inspiradísimo Greg Capullo que, ironías de la vida, comenzó su carrera siendo un clon de Todd McFarlane pero que, gracias a una evolución continua, ha conseguido superar con creces a su “maestro”. Si sabemos el producto que tenemos entre las manos y nos olvidamos de supuestos prejuicios, Spawn se puede disfrutar de principio a fin, solo hay que dejarse llevar por la oscuridad y los excesos noventeros. No es tan difícil, ¿no?

[Grade — 8.00]

  • Autores: Todd McFarlane y Greg Capullo
  • Editorial: Planeta Comic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 464
  • Precio: 40,00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.