‘Sinfonía carcelaria’, música y viñetas para romper barrotes

Con una clarísima vocación pedagógica en mente, lo que Romain Dutter pone en juego con ‘Sinfonía carcelaria’ se mueve entre ámbitos tan variados y distintos que resulta encomiable la compacidad y homogeneidad que la lectura termina atesorando. En términos mayoritarios, el volumen publicado por Dib-buks, que gira en torno a las experiencias personales del guionista como coordinador cultural en una cárcel francesa —el Centro Penitenciario de Fresnes, por si a alguien le dice algo tal dato—, orbita en torno a dos polos, la necesidad de Dutter de acercar la realidad de las prisiones a aquellos que, afortunadamente, nunca hemos tenido que pisar una; y dar cuenta de los muchos músicos que ayudó a llevar a intramuros en su década de actividad cultural.

Entre ambos extremos hay sitio para otras muchas disquisiciones que pasan por ofrecer una semblanza de las diversas formas en las que afectaron a los reclusos el poder tener acceso a algo tan básico y fundamental como la cultura —en forma de música, en este caso—; por dar apuntes históricos acerca de las prisiones en general en Francia y en particular sobre la de Fresnes en la que se sitúa el foco de la narración; o por ofrecer cierto marco previo de comparación con las experiencias del autor en una prisión hondureña. Todo ello unido, conforma una lectura tan amena como educativa que, si bien tiende a perderme con las mil y una referencias de grupos musicales que me son completamente desconocidos por encontrarse en el opuesto del espectro de lo que suelo escuchar, me recupera con la misma facilidad gracias a la agilidad del conjunto, a la simpatía y honestidad que derrocha el discurso de Dutter y a la simplicidad con la que Bouqé arropa todo con su trazo.

Sometido a una estructura clásica de 2×3 viñetas máximo —que se modifica a placer según las necesidades del momento— la sencillez del estilo del dibujante sirve para aupar sobremanera la potencia del mensaje de tolerancia y comprensión que enarbola el guionista, ayudando tan diáfano canal visual a que la fuerza con la que carga Dutter contra nuestras ideas preconcebidas sobre las prisiones —todas ellas derivadas, qué duda cabe, de una explosiva mezcla entre ignorancia y cultura cinematográfica— llegue sin ambages a un lector que no tiene más remedio que rendirse a la evidencia de encontrarse ante uno de esos títulos que cabría tildar de estrictamente necesarios para conocer, aunque sea de mano de un ejemplo foráneo —habría que ver cuánto de lo que aquí se nos da a conocer coincide con la realidad de las penitenciarías españolas—, una realidad tan ajena a muchos como es la deshumanizante vida entre un puñado de barrotes.

Sinfonía carcelaria

  • Autores: Romain Dutter y Bouqé
  • Editorial: Dib-buks
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 176 páginas
  • Precio: 19 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.