‘Scalped: Libro Uno’, balazos y penachos

scalped_libro1

Tanto dentro como fuera del ámbito de la ficción, los nativos americanos parecen haber quedado reducidos a la categoría de tópico. El que antaño fuera un pueblo orgulloso y aguerrido, amante de su tierra y profundamente compenetrado con la naturaleza, se ha convertido en una caricatura de lo que fue, mientras llora los ecos de glorias pasadas. Porque, si a alguno nos piden que nos imaginemos cómo viven los indios americanos hoy en día, lo primero que se nos viene a la cabeza es una reserva minúscula en algún paraje perdido de la mano de Dios, donde los escasos supervivientes de la estirpe de los sioux, los mohawk y demás tribus indígenas de Norteamérica, se emborrachan hasta perder el sentido, regentan casinos y padecen los índices de pobreza, desempleo y alcoholismo más elevados del país. No es bueno fiarse de los tópicos, pero parece que algo —o mucho— de cierto hay en este caso, como pudimos comprobar en ‘Días de destrucción, días de revuelta’, esa obra a caballo entre el cómic y la crónica periodística que firmaron Chris Hedges y Jose Sacco, que incluía un extenso apartado dedicado a Pine Ridge, una reserva india ubicada en Dakota del Sur.

Esa realidad tan cruda y desesperada es la misma que nos encontramos en ‘Scalped’, la obra que encumbró a Jason Aaron como uno de los guionistas de referencia dentro del panorama yanqui. Pese a que durante los últimos años muchas de sus obras más destacadas se han enmarcado en el género superheroico (como las series regulares de Lobezno y El Motorista Fantasma, o con sagas tan potentes como ‘X-Men: Cisma’), cuando brilla de verdad es cuando cultiva el género negro. Recientemente lo ha vuelto a demostrar con la serie ‘Southern Bastards’ (‘Paletos cabrones’, en la edición de Planeta), que este año le valió un premio Eisner a la mejor serie en curso. No obstante, difícil lo tendrá para superar las cuotas de genialidad que alcanzó con ‘Scalped’, la colección que hoy nos ocupa. Pese a que resulta evidente el enorme trabajo de documentación que hay tras este cómic, lo más interesante de esta obra no es únicamente el retrato de la vida en una reserva india. Le aporta una tremenda personalidad al conjunto, desde luego, ya que ningún otro tebeo —del género que sea— ha centrado tanto su atención en uno de los colectivos más oprimidos del país de las oportunidades. Pero si digo que no es el elemento fundamental es porque, por sí solo, no habría bastado para mantener en pie, y a un nivel tan alto, los 60 números que componen la serie. Lo fundamental, como en todas las grandes historias de género negro, son los personajes.

scalped-2

El primero de los volúmenes recopilatorios en tapa dura que conforman esta nueva edición de ECC nos presenta a ese elenco protagonista que sin duda se quedará grabado en nuestra memoria comiquera durante mucho tiempo. A la cabeza está Dashiell Caballo Terco, que regresa a la reserva en la que se crió —y de la que huyó hace años para escapar de la misera— para cumplir una misión que se nos revela en el impactante cliffhanger final del primer número. Su madre, Gina Caballo Terco, todavía vive allí, arrastrando las heridas de un pasado dedicado a la lucha por los derechos de su pueblo. Otro personaje de excepción —al que vamos conociendo mejor a través de los flashbacks que Aaron intercala en la trama— es Lincoln Cuervo Rojo, el despiadado líder de la reserva que está a punto de inaugurar un casino con el que espera recuperar la grandeza de antaño (o, como mínimo, llenarse bien los bolsillos). Y en un segundo plano, al menos de momento, un joven llamado Dino Oso Pobre que sufre en sus propias carnes la falta de esperanza y oportunidades que acarrea haber nacido en la reserva india Prairie Rose. Estos y otros personajes pululan por estas páginas persiguiendo sus propios intereses, luchando por mejorar su situación, enfrentándose entre ellos, siempre con un pie y medio metido en el abismo.

La puesta en escena no podría ser más espectacular, gracias a un desarrollo plagado de sorpresas, a unos diálogos negrísimos y a una sucesión de escenas que, en muchos casos, te entrecortan el aliento durante la lectura. Pero en ese sentido no podemos olvidarnos de la fabulosa aportación del dibujante serbio R. M. Guéra, cuya crudeza y expresividad ensalza cada secuencia de la obra, desde las más violentas hasta aquellas donde las conversaciones entre unos y otros personajes soportan el peso de la narración. Su labor de documentación también es excelente, como podemos comprobar en esas viñetas más grandes donde Guéra puede entretenerse dando forma a los escenarios, cargados de imaginería india. No siempre se alinean los astros a tiempo como para que dos autores en estado de gracia coincidan en la historia que más se adecua a sus respectivos estilos. ‘Scalped’ es uno de esos casos, una de esas alineaciones mágicas que dan como resultado un cómic que no puede faltar en ninguna estantería.

Otra reseña en la Fancueva | ‘Scalped Volumen 1’, violenta obra maestra made in Aaron

Scalped: Libro Uno

  • Autores: Jason Aaron y R. M. Guéra
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 296
  • Precio: 29 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.