‘Sandman vol.10: El Velatorio’, buenas noches

SandmanPortada
Guardemos un minuto de silencio. Primero, porque estamos en un velatorio y, segundo, porque Sandman llega a su fin. Una de las mejores series que nos ha dado el Noveno Arte alcanza su décimo volumen y con ello el punto y final de la creación de Neil Gaiman. El viaje que empezó hace ya algunos años (meses si se ha seguido la estupenda edición de ECC) nos ha dado tantas alegrías y buenas historias que uno no puede más que estar triste, con una sensación de vacío que difícilmente se podrá llenar con otra serie.

El británico ha sabido dosificar a la perfección los arcos argumentales que trataban la historia principal intercalando otros de relatos más ligeros. Aunque, eso sí, todos y cada uno de ellos tendrían su importancia de cara a la resolución definitiva. Siempre dejaría caer algún que otro dato o detalle que, por minúsculo que pareciera, retomaría en el futuro para darle más importancia, un juego que Gaiman sabe manejar a la perfección.

El triste escenario que nos vamos a encontrar en este décimo volumen, El Velatorio, deja paso a uno de esos mensajes positivos que tanto dan que pensar: todo sigue su curso, nada termina realmente ya que siempre permanece en la memoria. Todos los personajes que han pasado por la serie estarán presentes para la despedida, todos Los Eternos presentarán el respeto que su hermano se merece. La lectura del volumen se convertirá en una mezcla de emociones ya que Gaiman teje una historia en la que pasaremos de la tristeza a la alegría de una página a otra.

SandmanPagina

SPOILER ALERT ON – Sí, puede que estemos despidiendo a un viejo amigo pero a la misma vez nos están presentando a sus sucesor. Ya saben, “a rey muerto, rey puesto”, nadie es imprescindible. Sueño ha muerto pero ya hay sucesor, ya sabemos quién ocupará su lugar en el trono. De nuevo el guionista juega con nuestras emociones: despedimos a Morfeo y damos las gracias por haber existido, por haber vivido todas las aventuras que hemos podido disfrutar junto a él. Una montaña rusa de sensaciones — SPOILER ALERT OFF

Una historia como El Velatorio necesitaba de un tono uniforme en el apartado gráfico, nada de baile de dibujantes que le restara empaque al resultado final. El elegido es Michael Zulli que gracias a un estilo realista pero casi sin entintar, abocetado, logra captar el tono necesario para elevar la historia a un nivel sobresaliente. Todos los personajes lucen como nunca, desde Los Eternos hasta los humanos pasando por las hadas y todos los dioses presentes.

Y hasta aquí llegó Sandman, una obra inmortal que conviene ser revisitada cada cierto tiempo ya que está estructurada para descubrir nuevos detalles con cada relectura que se le haga. Gaiman no ha sido capaz de repetir la inmensidad de una obra que ha conseguido traspasar las fronteras del comic y ser catalogada como Literatura, algo que no está al alcance de muchos tebeos. Pero claro, Sandman es mucho más que un tebeo. Felices sueños.
[Grade — O.M.]

Sandman vol.10: El Velatorio

  • Autores: Neil Gaiman y Michael Zulli
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 176
  • Precio: 17,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

1 Comentario

Deja un Comentario