San Diego y el «Mes del Asistente del Editor»

beware.jpg

Los días 23 al 27 de Julio se celebra en San Diego, California, el mayor evento comiquero de EEUU, la Comic-Con International. Para que os hagais idea de cómo es, pensad en el Salón del Cómic de Barcelona y elevadlo a la enésima potencia. Quizás estoy exagerando, pero ya podréis imaginar cómo son las convenciones en EEUU, muy grandes y con muchísimo más presupuesto que aquí.

Sólo hay que comparar, aquí vienen grandes artistas del cómic pero a cuentagotas y allí lo más normal del mundo es que se presenten los protagonistas de Lost, o de Heroes además de los jefazos de las editoriales y todos o casi todos los grandes guionistas y dibujantes de comics. Estoy generalizando mucho, pero creo que os habéis hecho una idea. Claro que también ayuda a esa reunión el hecho de que sea la sede de la ceremonia de entrega de los premios Eisner, uno de los premios más prestigiosos del cómic.

Pero no he venido a hablar de la Comic Con de 2008, hoy toca hablar de la de 1984, no por nada que sucediese en San Diego hace veinticuatro años, sino de lo que sucedió en los más importantes títulos Marvel cierto mes de enero. Voy a hablaros del Mes del Asistente del Editor.

¿Qué era el mes del asistente del editor? Pues fue una iniciativa que tuvo Marvel en 1984 aprovechando la Comic Con de ese año. La iniciativa partía de la premisa de que todos los editores Marvel estaban en la Comic-Con de San Diego y legaron su trabajo de editor a sus asistentes quienes dieron mucha libertad creativa a los autores y salieron comics más bien extraños con unos argumentos fuera de lo habitual.

Así pues, en algunos comics con fecha de portada de Enero de 1984 podíamos contemplar cómo Los Vengadores asistían al Late Night de David Letterman, el Capitán América se enfrentaba a la fusión de Modok y Cráneo Rojo (ModSkull), Alpha Flight tenía nada menos que 6 páginas en blanco con bocadillos debido a una tormenta de nieve y los X-Men iniciaban una gran búsqueda del tesoro incentivados por un gracioso extraterrestre y que les llevaba a causar el caos en las mismas oficinas Marvel.

avengers239.gif

Pero si debo destacar una sola historia de este dichoso mes, me quedo con la que aconteció en las páginas de Marvel Team Up #137, en la que el equipo protagonista era… ¡La Tía May y Franklin Richards! Sí, habéis leído bien. Nos enfrentamos quizás a la más estrambótica de las historias de este mes, lo cual es mucho decir. Resulta que Los 4 Fantásticos, Peter Parker y la Tía May se encuentran en un circo, pero surge una urgencia y Tía May se encarga de cuidar a Franklin hasta que sus padres vuelvan.

marvelteamup157.gif

Pero Galactus ha llegado a la Tierra en busca de un nuevo heraldo y la Tía May es designada para esa misión. La Tía May, heraldo de Galactus, cuya función es llevarle a planetas que sacien su hambre, decide cambiar la dieta de Galactus y alimentarle con… bollos twinkle. Os lo repito estais leyendo bien. Ocurrió de verdad, aunque al final todo fue un sueño de un sueño, de un sueño…

En definitiva nos podíamos encontrar historias bastante divertidas. Agrada el encontrarse de vez en cuando con cosas así, con meses diferentes, como el mes Flashback (1997), en el cual las series sacaban un número menos 1 que narraba un hecho anteror al número 1 de esa colección, o el mes ‘Nuff Said (2002), con menos éxito, en el que los comics eran silenciosos, es decir, no había diálogos (aunque hubo quien hizo trampa en este sentido).

Etiquetas

Albertini @Albertini

Cómics, libros y televisión es de lo único que practico diariamente. Si el tiempo me deja, de eso me gusta hablar en todos los sitios donde les convenza de que tengo criterio cuando en realidad no.

Compartir este Artículo en