‘Robin 3000’, un «Otros Mundos» cargado de crítica social

La línea “Otros Mundos” sigue demostrando, años después de su nacimiento, que no había mejor terreno para los ensayos que los tebeos que veían la luz bajo su etiqueta. DC Comics encontró un auténtico filón y no dudó a la hora de exprimirlo a base de buenas historias y ejercicios en viñetas donde la imaginación del guionista de turno jugaba un papel importantísimo. La idea de coger a un personaje o grupo del universo superheroico y trasladarlo a un entorno completamente novedoso y donde su presencia deje descolocado al lector ha dejado alguna que otra obra maestra por el camino. Para este ‘Robin 3000’, comic publicado allá por el año 1992, se optó por contratar a un novelista como Byron Preiss, conocido por su “Dragonworld”, y a un dibujante de trazo clásico como es P. Craig Russell, un magnífico tándem que se “llevaría” un milenio adelante en el tiempo al compañero de Batman.

Nos trasladaremos a una época en la que la humanidad vive oprimida bajo el dominio de una raza alienígena que llegó engañando a todos, haciéndolos creer que eran la salvación pero muy pronto se destapan como una especie tiránica y dictatorial. Viendo el panorama, totalmente desalentador, ¿quién podrá hacer frente a estos seres indeseables? Pues parece que la familia Wayne, apellido que nos sonará de algo, es la única que plantará cara de manera efectiva y notable. Nos llama la atención que, esta historia “Elseworlds”, debe ser de las pocas que cuenta con un personaje principal que no forma parte de la conocida Trinidad de DC, hecho que habría que entender como la respuesta a la hipermusculada Marvel de aquellos días, momento en el que la producción editorial de La Casa de las Ideas estaba tomada por tipos ultrahormonados y mujeres de curvas imposibles.

No les tomó demasiado trabajo el descubrir cuáles eran los intereses de los lectores, aquellos que ya se habían cansado de tanta testosterona y poses molonas y reclamaban una lectura que les llevara más de dos minutos. Preiss se sacó de la manga un relato acerca de un Thomas Wayne que resultó ser un descendiente del actual Batman, sobrino del Caballero Oscuro del año 3000. Entre citas de Shakespeare e influencias de cierta saga galáctica archifamosa, encontramos una trama que pone el dedo en temas tan actuales y candentes como son la manipulación de la opinión pública y el control de sociedades a través de su bienestar. La historia queda abierta debido al fallecimiento del escritor, nos quedamos en un punto en el que nuestro Robin debería liderar un alzamiento contra la raza de alienígenas. Tanto guión como ilustraciones demuestran el buen gusto de ambos autores a la hora de elaborar un tebeo que huyera de los convencionalismos “tebeísticos” de aquellos días, algo que consiguen de  manera sobrada en una historia que, a pesar de los años, podemos seguir disfrutando gracias a esta nueva edición que ECC Ediciones ha tenido a bien poner en circulación hace poco. Que no pare la cosa.

[Grade — 8,50]

Robin 3000

  • Autores: Byron Preiss y P. Craig Russell
  • Editorial:ECC Ediciones
  • Encuadernación:Rústica
  • Páginas: 96 páginas
  • Precio: 8,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.