‘Rancio Facts 2: Mi Puto Cuñado’, cotidiana casposidad

Mi_puto_cuñado
Aun recuerdo la primera vez que leí aquellas páginas de El Jueves en las que un par de personajillos bastante odiosos se codeaban con la crema de lo casposo. Ortega y Pacheco vivían todo tipo de aventuras urbanas junto a gente tan variopinta como El Fary, Bud Spencer y cualquier famosete del tres al cuarto que pululara por algún programa de Telecinco. Las risas estaban aseguradas, sobre todo si el humor absurdo, de sal gorda y la caspa era lo tuyo. El siguiente paso del autor fue el inicio de esta saga educativa de título “tan Vera” como es Rancio Facts de la que nos llega su segunda entrega ‘Mi Puto Cuñado’.

Un serie de viñetas que daba el pistoletazo de salida en el 2012 también en la revista que sale los miércoles y lo hacía con la sana intención de arrancarnos alguna que otra carcajada. La idea era exprimir al máximo todo el jugo que pudieran dar expresiones manidas, frases hechas de antaño, de las que usan los cuñados, tan casposas y absurdas como para que el señor Vera pusiera sus ojos sobre ellas. De esta manera nacía ‘Rancio Facts Efectiviwonder’, un compendio de chascarrillos tan hilarantes y desagradables que, por increíble que pueda parecer, hacían brotar las lagrimas en cantidades industriales.

Esta secuela deja claro desde su portada que, todo lo que vimos en la primera entrega, tendrá aquí su continuación. Situaciones cotidianas, frases prefabricadas o tópicos de lo más típico, todo ello de garrafón, no hay sitio para los manjares de fino paladar. Resulta insultante la facilidad con la que el autor es capaz de retratar las costumbres españolas, muchas de ellas vividas por todos nosotros, algo que incidirá directamente en el nivel de “hermanamiento” con Vera. Aquí llegan las comuniones, las tascas de barrio, los domingos, los viajes con la familia, el sobrepeso o las modelos, a todo se le sacará punta con el único fin de pasar un buen rato.

Quizás lo que más moleste de este “autorazo” es la habilidad con la que nos sacará los colores ya que, querido lector, en muchos de los retratos que nos vamos a encontrar en este volumen hemos toreado cada uno de nosotros. Lo podremos negar todas las veces que queramos pero todos hemos tenido un pasado “Rancio” en algún momento de nuestra existencia. El murciano lo sabe y lo usa para empatizar con nosotros y decirnos al oído: “Tú podrías ser mi cuñado”. Y eso nos duele. Maldito Vera.
[Grade — 8.50]

Rancio Facts 2: Mi Puto Cuñado

  • Autores: Pedro Vera
  • Editorial: ¡Caramba!
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 112
  • Precio: 18,00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.