‘Ragemoor’, Poe, Lovecraft y Richard Corben

Ragemoor-portada

El tomar influencias de dos de los escritores más determinantes del género de terror en la literatura universal, homenajeando el estilo de ambos y jugando a mezclar uno de los títulos más famosos de Poe (‘La caída de la casa Usher‘) con el ambiente global de cualquiera de las obras del escritor de Providence (caracterizadas por la genial indefinición que Lovecraft solía hacer de las innombrables criaturas que salían de su imaginación), es algo que juega tanto a favor como en contra de la lectura de ‘Ragemoor’.

En contra de la misma es que la pretendedida originalidad de la historia ideada por Jan Strand y plasmada por ese maestro del terror que es Richard Corben queda tremendamente diluida por una historia que, más que aludir al recuerdo de la bibliografía de Lovecraft, nos retrotrae de forma constante a la obra de Poe en general y a la citada ‘Caída de la casa Usher’ (que Corben ya ilustrara años ha de la mano de la adaptación que hizo Richard Margopoulos) en particular, siendo el esquema general de ‘Ragemoor’ una revisitación del relato que el escritor de Boston publicaba en 1839.

Con la sombra de la magistral historia del literato norteamericano planeando sobre toda la lectura, la fortaleza de ‘Ragemoor’ se encuentra, no cabe duda, en el soberbio trabajo llevado a cabo por Richard Corben: aunque viendo las magníficas portadas que adornaban la edición americana en formato comic-book uno lamente la decisión de que las páginas de los cuatro números que componen el volumen no sean en color, la grandeza de los grises con las que el legendario artista caracteriza las turbadoras viñetas de esta historia son la mejor baza con la que ganar la atención del lector más allá de lo que el guión puede ofrecer.

Ragemoor

6IRREGULAR
  • Autores: Jan Strand y Richard Corben
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 112
  • Precio: 16 euros

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.