‘Orwell’, más allá del Gran Hermano

Se ha dicho tantas veces a lo largo de las décadas que podría parecer que es una reflexión que ha perdido todo su lustre por el mero abuso, pero lo cierto es que afirmar que ‘1984’ es una novela de rabiosa actualidad en la que el tiempo no ha hecho casi mella es una de esas verdades que el transcurso del tiempo no ha hecho sino reforzar, máxime cuando con setenta y un años a sus espaldas, el relato distópico de Orwell ha vuelto a cobrar fuerza en un año en el que la filosofía detrás del estado de Gran Hermano ha sido refrendada por la pandemia y el control de la misma que se ha llevado a cabo en China en virtud de un intervencionismo en la vida privada de los habitantes del gigante asiático que, creo, ni el propio autor podría haber llegado a imaginar.

Bajo ese prisma de rabiosa y constante actualidad que rodea, no sólo a la novela sino, obviamente, a su autor, ‘Orwell’ concita no pocas cualidades para atraer a los amantes del tebeo biográfico en general y del escritor británico en particular, sobre todo porque, sin entrar a valorar las bondades de cómo resume Pierre Christin —el legendario guionista de ‘Valerian’— la vida del literato, lo que encontramos de mano de Sébastien Verdier es de un calado tal que justifica sobradamente el acercamiento a tan fascinante vida en viñetas: de línea clara que en no pocas ocasiones recuerda a Hergé, y sometido a una disciplina de blanco y negro que, cuando prorrumpe en introducir en color, nos deja completamente extasiados, el trabajo de Verdier para ‘Orwell’ queda perfectamente complementado por unas páginas firmadas por artistas invitados entre los que se encuentran Juanjo Guarnido o Enki Bilal. Dichos complementos, que rompen momentáneamente la coherencia del discurso narrativo del artista francés, sirven al discurrir de la historia marcado por Christin como roturas momentáneas con las que enfocar, ya cierto pasaje de la vida de Orwell, ya algún pasaje concreto de su obra literaria.

Resulta curioso que, con respecto a ésta, y considerando la relevancia suma que ‘1984’ adquirirá, sea mínima la mención que se hace de ella —apenas unos breves apuntes en las últimas páginas del álbum—. Es más, es que el otro puntal de la bibliografía de Orwell, ‘Rebelión en la granja‘, tampoco cuenta con mucho más predicamento —aunque, en este caso, se le dedique la página doble que ilustra Guarnido— orientándose el foco de todo el conjunto a que entendamos la idiosincrasia de una y otra a través de la agitada vida del artista. Dicha decisión juega en favor de conocer las motivaciones que llevaron a Orwell a erigirse en profético narrador aunque, en cómo se configura todo, Christin yerre en imprimir un ritmo constante a un volumen que mantiene un pulso lento y preciso durante sus tres cuartas partes para, sin que haya motivo aparente, comience a acelerarse, errático y atribulado, en el cuarto final. Por fortuna, dicha aceleración no es ni de lejos suficiente para arruinar un tebeo que coquetea con lo sobresaliente y que, por supuesto, resulta compra imprescindible para todos aquellos que, como servidor, lleven décadas dejándose hipnotizar por ‘1984’.

Orwell

  • Autores: Pierre Christin y Sébastien Verdier
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 23,75 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.