‘Nothin’ Personal’, mastuerzos siderales

Por si la utilización del término «mastuerzo» en el titular de esta entrada no es suficiente indicativo de por dónde van los tiros de ‘Nothin’ Personal’, dejemos claro desde un principio lo que NO vais a encontrar en esta nueva apuesta de Spaceman Project distribuida por ECC Ediciones que pudo tomar forma gracias a las aportaciones de un puñado de mecenas dispuestos a soltar la pasta por un tebeo que tardarían en ver un año más de lo previsto inicialmente. En ‘Nothin’ Personal’ no vais a encontrar disquisiciones sesudas acerca de la condición humana. En ‘Nothin’ Personal’ no se os va a hablar de personas con poderes sobrehumanos. En ‘Nothin’ Personal’ no hay amor, ni drama, ni nada que, a priori, vaya a hacer que nos identifiquemos con uno o más de sus seis protagonistas. Y es que, ante todo, en ‘Nothin’ Personal’ no vais a encontrar otra cosa que no sea ENTRETENIMIENTO concebido como se hacía en los ochenta: directo, sin tonterías, ambages, circunloquios o medias tintas. Vamos, para que lo entendáis, como lo entendía John McTiernan en ‘Depredador’ o cualquier otro coetáneo suyo en uno de esos actioner que tanto marcaron tan añorada década.

Para dejar claro que así es, que lo que le interesa a Josep Busquet y a Andrea Torrejón (André!) es hacernos pasar un rato la mar de divertido, lleno de humor, golpes desternillantes y giros muy inesperados, ‘Nothin’ Personal’ empieza con una explosión, sigue con tiros, mamporros, cercenamiento de miembros y unos protagonistas que no se amedrentan ante nada, que se descojonan en la cara del peligro, que sólo buscan cuanta más adrenalina mejor y que, sin comerlo ni beberlo, pasan de ser un comando de élite de matones a sueldo a los actores principales de un reality que alguien ha montado con la sana intención de hacerlos desaparecer de la faz del universo. Un trabajo que parece sencillo, que atrae la atención de muchos mercenarios que quieren cobrarse la jugosa recompensa que ofrece el espacio televisivo pero que, dada la expeditiva brutalidad que gasta el sexteto, se pondrá muy cuesta arriba para todo aquél que se cruce en su camino.

Un camino plagado de hostias y onomatopeyas salvajes de todo tipo en el que se nota, y mucho, lo bien que se lo han pasado tanto Busquet como Torrejón: el guionista deja volar libre esa añoranza a los 80 y se olvida de tener que estar justificando hasta la última acotación en aras de una fluidez extrema —y porque, qué diantres, tampoco hace falta explicarlo todo— que sigue a los personajes, juntos o separados, mientras tratan, no de sobrevivir, sino de matar a todo aquél que se le ponga por delante. Por su parte, el caricaturesco estilo de Andre! viene como anillo al dedo al tono desenfadado de una narración que es una caricatura en sí misma, una exageración de todos los arquetipos habidos y por haber del cine de género de esos años que tanto marcaron a fuego a los que en ellos crecimos y que encuentran en este nada velado homenaje el vehículo perfecto para hacer retroceder a sus lectores treinta años en el pasado. Y si encima ese retroceso se hace en un vehículo tan espléndidamente editado como es este —lástima que no todo sea a color, porque ¡qué buenas son las 16 primeras páginas!— sobra tener que recurrir a la típica afirmación de que es una lectura más que recomendable. Porque sobra, ¿verdad?.

Nothin’ Personal. Just Business

  • Autores: Josep Busquet y Andrea Torrejón (Andre!)
  • Editorial: ECC/Spaceman Project
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 20 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.