‘No Comment’: impacto silencioso

nocomment.jpg

Se te quedan los pelos como escarpias tras avanzar entre las páginas de este cómic del autor francés Ivan Brun. ‘No Comment’ es una recopilación de historias cortas y mudas en las que aborda diversas cuestiones de nuestra realidad cotidiana con un sentido del humor crudo y descarnado.

Para suplir la ausencia de diálogo, Brun se sirve de diversos recursos. Por un lado, exprime al máximo la expresividad de sus personajes, diseñados con un estilo que bebe a pachas del cómic underground y del manga. Por otro, crea nuevos dibujos dentro de los bocadillos que sustituyen el texto por una suerte de jeroglíficos.

Los cómics mudos nunca han sido mi fuerte, a excepción de contadas tiras y alguna que otra historieta corta. Sin embargo, en ‘No Comment’ no echamos de menos los diálogos en ningún momento, ya que incluso podrían entorpecer la contundencia del mensaje visual que nos lanza el autor.

Los temas tratados en sus páginas son de lo más diverso: la pobreza, la violencia, la gelidez de muchas relaciones humanas, la indiferencia, los reality-shows, los abusos de poder… Todos pasan por el prisma de Brun, que los distorsiona y desmenuza para crear historias sobrecogedoras, creíbles a pesar de tender a la exageración, y profundamente impactantes.

nocomment21.jpg

De entre todas ellas, me han marcado especialmente ‘Dumped’, con la miseria y la desesperación en primer término; la sexualidad hueca mostrada en ‘Burned Hearts’; y ‘120 Days’, en la que el autor aprovecha para vengarse del Gran Hermano que lleva ya una década invadiendo nuestros televisores.

A ellas hay que sumar una serie de ilustraciones a una o dos páginas, como la que podéis ver un poco más arriba, en las que Brun sintetiza más aún su mensaje pero no pierde un ápice de su ironía hiriente.

review4estrellas.jpg‘No Comment’ es un cómic duro e inteligente que explota al máximo la fuerza visual del género. El contraste entre el tono caricaturesco del dibujo y la crudeza de los argumentos ayuda a potenciar el impacto que produce sobre el lector, al que más le valdrá adentrarse poco a poco en sus páginas para no perder de golpe la fe que le quede en la humanidad.

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en