Neil Gaiman habla sobre The Sandman en su 20 aniversario

The Sandman

El periódico LA Times ha decidido conmemorar el inminente 20 aniversario de The Sandman, de Neil Gaiman, con una larguísima entrevista al autor, que ha divido en tres partes y que, por su interés para todos los que os hayáis sentido atraídos por esta obra maestra de los cómics, merece la pena ver traducida.

Gaiman asegura que para él ha sido toda una sorpresa la influencia de Sandman incluso en cómics que antes no se recopilaban como novelas gráficas de ocho números y que ahora siguen aquel modelo que él y DC pusieron en marcha con Preludios y Nocturnos, casi por obligación:

La razón para que el primer arco fuese de 8 números de duración fue porque, en aquellos días, a DC no le gustaba cancelar nada antes de que hubiera cumplido un año de vida, porque les daba mala imagen. Así que me dieron esos ocho números y yo estaba bastante seguro de que, en al llegar al octavo, me llamarían a casa: “no, no vamos a seguir con esto, la serie ha sido cancelada”.

¿Y por qué esperaba una cancelación tan rápida? Porque, según Gaiman, los cómics que tenían éxito crítico era un fracaso comercial.

Con Sandman estábamos teniendo el respaldo crítico, pero no el fracaso comercial. En el número ocho, estábamos vendiendo más que cualquier cosa comparable con Sandman en los 25 años anteriores. Ese fue el momento en el que empecé a soñar con aquel mundo, el punto en el que empecé a contar la historia al completo.

Claro que el éxito también trajo otras novedades inesperadas:

Tendrían que pasar otros siete años hasta que pude convencer a DC para que The Sandman dejase de publicarse. De nuevo, hasta entonces no se había visto nada parecido. Batman no dejó de publicarse cuando Bob Kane o Bill Finger dejaron de estar al mando. Ni Los Cuatro Fantásticos pararon cuando Stan Lee ya no siguió escribiendo sus historias. Así no funcionaban los comics. Entonces nadie hacía doctorados sobre mí o publicaba libros sobre el simbolismo de The Sandman.

Preguntado sobre los cambios gráficos del personaje según la historia que se contase, según el arco argumental y sus características, Gaiman reconoce que no era así como él lo había planeado:

Inicialmente, yo quería que los dibujantes se quedaran con nosotros durante toda la serie, como Dave McKean estuvo a cargo de las portadas o Todd Klein en la rotulación. Empezamos con Sam Kieth y Mike Dringenberg y Sam se sintió incómodo. Dijo que no era lo más adecuado para él y nos dejó. Hizo los cinco primeros número.

Luego se puso al mando Mike Dingeberg: era absolutamente fabuloso, añadió una capa de realismo a todo lo que dibujó. Pero después de un año y medio, empezó a no llegar a tiempo a las fechas de entrega, no pudo aguantar el ritmo de los cómics mensuales. Y, de hecho, se puede decir que se ha retirado de los cómics hasta ahora.

Entonces me di cuenta de lo poderoso que era poder tener al dibujante adecuado para cada historia y empezamos a hacerlo: “tengo esta trama y salen muchas mujeres. ¿Quién las dibuja de manera realista?” (…) Yo era como un niño en una tienda de caramelos. Hay tantos dibujantes increíbles hay fuera y podía disponer de todos: The Sandman se había convertido en algo en lo que la gente quería trabajar

Gaiman insiste en que The Sandman es una tragedia de la que se pueden extraer muchas lecciones, y que hubiera sido distinto, hubiera tenido un final feliz, si el personaje de Morpfeo hubiese podido cambiar. Por eso, apenas varió su concepción desde el inicio de la obra. Aunque The Sandman, el cómic, sí que fue cambiando a medida que pasaba el tiempo:

Me sorprendió mucho que durase 75 números. Cuando empecé creí que podríamos contar la historia en 30 números, porque la idea de que durase 36 números, de estar escribiendo algo durante tres años de manera ininterrumpida, daba miedo. Y nos costo más de ocho: de haberlo sabido, no hubiera tenido el valor.

Ahora se anuncian dos partes más de la entrevista. Habrá que estar atentos.

Vía | LA Times

Etiquetas

Roberto Jimenez @fancueva

Compartir este Artículo en