‘Mundo Idiota Volumen 3’, punto y aparte para la crítica social

La tercera entrega de ‘Mundo Idiota’ (revista satírica del comic alternativo yanqui) nos llega en un momento inmejorable, en tiempos convulsos en los que siempre viene bien tomarse las cosas con un poco de humor ya que, la realidad, siempre nos deja un sinsabor difícil de quitarnos del paladar. Gracias a La Cúpula, editorial patria encargada de publicar de manera asidua este tipo de obras firmadas por genios de la talla de Charles Burns, Daniel Clowes o Peter Bagge; ha realizado un edición a la altura de las circunstancias, un formato de puro lujo en el que, soñamos, poder ver algún día otra obra capital como es “Odio”. Mientras sí y mientras no, podemos leer las últimas páginas de aquel “Neat Stuff” (título original de “Mundo Idiota”) que tan buenos momentos nos dejó en su día, finales de los ochenta, gracias a las historias cortas de personajes míticos que lanzaron a la fama al mencionado Bagge.

No hay que perder de vista que de esta cabecera salieron los Bradley, la familia protagonista de “Odio” y cuyas aventuras habría que ponderar atendiendo a la mala leche que se gasta por viñeta. No serían los únicos puesto que otros nombres como los de Studs Kirby, Girlie Girl, Chuckie-Boy o Chet y Bunny Leeway formarían un grupo de perdedores radicales que nos atraparían desde la primera hasta la última página. Unos personajes que, en esta recta final, muestran una evolución bastante evidente, han pasado cuatro años, el humor cafre cargado de mala baba sigue siendo el motor de la serie  pero llegados a este punto se puede apreciar un giro hacia derroteros más reflexivos, dejando un poco de lado la inmediatez y la provocación inicial. Un autor como Bagge es normal que se vaya adaptando a los tiempos que le toca vivir, de ahí ese cambio continuo en sus trabajos. La edad no perdona ya que el último número de “Mundo Idiota” apareció cuando el de Peekskill calzaba ya treinta castañas.

El final de “Mundo Idiota” coincidía con el comienzo de su obra cumbre, “Odio”, el retrato la Generación X visto a través de los ojos de la pandilla de Buddy Bradley, otro grupo de inadaptados que darían algunos de los momentos más hilarantes y bestias que se recuerdan en el comic americano. También significaba la despedida de esos análisis sociales que tan bien plasmaba en estas páginas, esos en los que nos explicaba las semejanzas del Ratoncito Pérez y Santa Claus o los motivos por los que, con el paso de la edad, vamos dejando de lado a los amigos y preferimos quedarnos en casa con nuestra pareja. Lo dicho, un tipo que sabe adaptarse al momento en el que vive. Pero no sería justo detenernos en la evolución narrativa y dejar de lado la relativa al apartado gráfico, un Peter Bagge que mantiene sus señas de identidad con un estilo feista y exagerado muy propio del comic underground pero que, a pesar de esos excesos, no puede ser más adecuado a todo lo que nos cuenta. Un estilo que permanecerá en obras futuras y que, con ligeras variaciones, será el que marque el devenir de su carrera. Hemos sido testigos de cómo se consigue alcanzar la madurez a base de un buen trabajo, una evolución a pasos agigantados en una obra indispensable para todo aquel que quiera carcajearse con humor inteligente y bien facturado. Y señores de La Cúpula, no se olviden, “Odio” espera un tratamiento similar.

[Grade — 10.00]

Mundo Idiota Volumen 3

  • Autores: Peter Bagge
  • Editorial: La Cúpula
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 176 páginas
  • Precio: 26,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.