‘Ms. Marvel vol.2. Generación ¿por qué?’, lo mejor de La Casa de las Ideas

Ms. Marvel vol.2

A la espera de dar cuenta de esa nueva etapa de ‘Batgirl’ que Josep Oliver comentaba hace unos días y poder comprobar de primera mano si las muy positivas apreciaciones sobre la misma son compartidas o no, lo que sí puedo afirmar sin atisbo de duda era que aquello que mi compañero aseveraba allá por el mes de julio —una entrada que concluía con “‘Ms. Marvel’ consigue lo que quería (es decir, enganchar a nuevos lectores, ¡y lectoras!) y mucho más, con una propuesta divertida, fresca y con mucho potencial.”— ya se ha quedado corto a la hora de calificar a los 19 números de que finalmente se han compuesto esta primera etapa de ‘Ms.Marvel’. Y si lo ha hecho —quedarse corto, quiero decir— es por la sencilla razón de que lo que inicialmente era potencial ha terminado transformándose en una categórica realidad que situa a la serie de G.Willow Wilson y Adrian Alphona como lo mejor que Marvel ha publicado en los últimos tiempos junto al ‘Daredevil’ de Mark Waid y Chris Samnee.

De hecho, y partiendo de la base de que a priori nada tienen en común ambas cabeceras, en el logro de haber conseguido llegar a posicionarse mes a mes como dos de los cinco títulos más sólidos que salían de la Casa de las Ideas tanto ‘Daredevil’ como ‘Ms.Marvel’ comparten, primero, el contar con un/una guionista sólido que, o bien domina el género a la perfección y sabe como escurrirse entre sus fisuras para aportar lecturas nuevas sobre un personaje que tiene ya cinco décadas de recorrido tras sus espaldas —caso de Daredevil, claro está—; o bien es una neófita en tales lides que, desde su posición de advenediza en el universo de los tipos y tipas con mallas, trae un aire fresco y aparentemente desenfadado a una nueva versión juvenil y actual de una superheroína de limitado calado en el devenir del Universo Marvel. En ambos casos, como digo, el resultado no podría ser mejor, y tanto Waid con las nuevas lecturas sobre el cuernecitos como G.Willow Wilson en el acercamiento al día a día de Kamala Khan logran lo que muchas veces parece ya imposible si es de las dos grandes de quienes se escribe: SORPRENDER.

Una sorpresa que en el caso de ‘Ms.Marvel’ se traduce en una serie llena de situaciones que uno no asociaría de forma inmediata al tebeo de superhéroes —y sí a un slice-of-life cualquiera— y que combinadas de forma hábil acercan a la doble vida de Kamala a la de cierto trepamuros marvelita. Y ese detalle en concreto, el saber reinterpretar de forma tan hábil las claves que hacen de Spider-man una de las mejores creaciones de Stan Lee, es el cimiento sobre el que Willow Wilson construye páginas y más páginas que se leen con un entusiasmo y un interés asombroso, factores ambos a los que viene a apoyar, y de qué forma, el segundo pilar que la presente cabecera comparte con ‘Daredevil’: un dibujante que es todo un portento sobre el tablero. Mucho ha llovido desde que Adrian Alphona fuera un novato bajo la tutela de Brian K.Vaughan en ‘Runaways’, y el arte del canadiense ha evolucionado de tal manera que comparando cualquier página de ‘Ms.Marvel’ con la de su primer trabajo profesional costaría creer que ambas cabeceras se deban al mismo artista: dejándose influenciar por el manga aún más de lo que ya lo hacía en sus comienzos, “cartoonizando” su trazo y consiguiendo dotar de mucha mayor vida a sus composiciones, el trabajo de Alphona —o el del genial Takeshi Miayazawa en los números que a él pertenecen— es un 50% responsable de que está soberbia creación haya llegado tan alto.

Serie negra

  • Autores: G. Willow Wilson, Adrian Alphona y Takeshi Miyazawa
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 176 páginas
  • Precio: 15,50 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario