Mortadelo, el semental: el golpe mortal de Ibáñez a nuestra infancia

mortadeloyfilemontrueno01g.jpg

Creo que hablo por una gran mayoría de los lectores de cómics de hoy en día cuando digo que Mortadelo y Filemón marcó nuestras infancias de una manera tan poderosa e indeleble que aún perdura, pues en alguna medida muchos le debemos a tan singular pareja el amor a los cómics que seguimos profesando hoy en día.

También creo que todos tenemos muy claro que los álbumes de los agentes de la TIA son desde hace muchos, muchos años una mera sombra de lo que fueron, con una producción choricera que no se corta en reciclar chistes incesantemente y repetir los mismos esquemas una y otra y otra vez.

O eso creíamos. Porque no podéis ni imaginaros el espanto que me produjo cuando, leyendo el blog de Randy, me enteré de los pormenores de una de las últimas entregas del cómic de Francisco Ibáñez, una suerte de “homenaje”-crossover con el Capitán Trueno que me ha HORRORIZADO

No porque el humor sea zafio y esperpéntico (que lo es), pues entiendo que se trata de la marca de la casa y prefiero pensar que Ibáñez simplemente se ha adaptado a los nuevos tiempos como mejor ha sabido. Es por ello que, a pesar del evidente mal gusto, no me rasgue las vestiduras al ver chistes sobre empalamientos anales, pililas voladoras, castraciones animales y tetonas gigantescas.

superrepelente.jpg
sexo-anal-oral.jpg
pito.jpg

Tampoco me perturba demasiado la falta de decoro o respeto al Capitán Trueno, otro gran clásico del cómic patrio, de quien se mofan y vejan con la frecuencia y el buen gusto del último single de Chiquetete.

palpadas.jpg
croac.jpg

El despiporre bueno viene cuando el señor Ibáñez (si es que lo ha hecho él y no uno de sus “negros”) se desemelena y muestra, con la sutilidad de un dildo metálico y puntiagudo, escenas de sexo, cuernos y acoso sexual con un Mortadelo que es que da hasta miedo…

follarin-1.jpg
manosmutantes.jpg culo2.jpg
recona.jpg

Casi sin darnos cuenta, hemos pasado de las bromas sobre la obesidad de Ofelia y los flirteos inocentes del bueno de Morta con la señorita Irma a las fornicaciones semipúblicas, las amenazas orgiásticas y los cuernos del Capitán Trueno. Casi nada.

Con las imágenes colgadas y aún intentando salir de mi asombro, ¿creéis que estoy exagerando? ¿realmente se trata tan sólo del paso al siglo XXI y los cambios de sensibilidad? ¿una actualización del mito comiquero? ¿siguen siendo Mortadelo y Filemón un cómic para niños? ¿o, como yo, creéis que Francisco Ibáñez ha perdido definitivamente la chaveta y debería retirarse antes de seguir defecando sobre su propia obra?

Etiquetas

HAL 9000 @

Compartir este Artículo en