‘Moonshadow’, INABARCABLE

La publicación de ‘Moonshadow‘ en esta edición de lujo y «definitiva» que nos trae Panini a través de su sello Evolution Comics por primera vez en castellano es uno de esos hitos que, como lector de tebeos, celebro sobremanera, máxime cuando han pasado treinta y cinco años desde que Epic, aquél experimento de Marvel destinado a títulos «experimentales», publicara el primer número de la cabecera de J.M.DeMatteis y John J.Muth. Una celebración que se encuentra de frente con una historia compleja, multifacetada, ambiciosa hasta decir basta y con tanto que ofrecer y sobre lo que reflexionar que, a la postre, termina embotando los sentidos del lector, abotargando su capacidad de asimilación y dejándolo poco menos que epatado sin que pueda hacer mucho al respecto por evitarlo.

Poco importa que la lectura se acometa de una sentada —cosa que, huelga decir, no recomiendo a nadie— o que se haga, como es el caso de servidor, a lo largo de un prolongado periodo de varios días: si la distancia y la calma con la que la acometí no sirvieron de mucho es de recibo pensar que ‘Moonshadow’ es, a primera vista, un cómic de esos a los que hay que acercarse en el momento preciso y con el estado mental exacto. Cualquier otra formulación confrontará a vuestras sinapsis con un microcosmos tan alucinante y alucinógeno —más de lo segundo que de lo primero, al menos en mi caso— que, muy probablemente, os veáis empujados a abandonar la lectura tras pocos compases y la dejéis cogiendo polvo en vuestra tebeoteca hasta, os diréis, un día en que tenga la suficiente madurez y el bagaje correcto para aprehenderme de todo lo que DeMatteis propone y expone en ella. A fe mía que, tras décadas leyendo cómics, ese día se antoja, en mi caso, muy lejano…y eso que, en un acto de tesón impertérrito, di cuenta precisa de todas y cada una de las más de 500 páginas del volumen.

Pero, claro, como trabajo que podríamos tachar de clarísimo precursor de ‘Sandman‘ —una obra que no hace sino ganar en matices con cada nueva revisión—, ‘Moonshadow’ sirve a DeMatteis para dar salida a toda una inagotable caterva de pensamientos alrededor de la literatura, el cómic como elemento narrativo a la altura de aquella, el acto creativo y, quizás en su capa más superficial, una digresión compleja acerca del paso de la adolescencia a la edad adulta que, a través de la mirada del protagonista anciano, recorre su existencia desde años antes de su concepción —que tiene mucho de intención emuladora para con el cristianismo—. Todo ello, y mucho más, es aderezado por el guionista por una voluntad constante de hacer de la VARIEDAD ABSOLUTA el avance de una historia que, nunca, en ningún momento, puede tacharse de predecible; antes bien, son tales los giros que da la historia y los tumbos a los que DeMatteis somete a su protagonista, que uno termina teniendo la impresión de que en él confluyen reminiscencias que se mueven desde la Alicia de Carroll hasta el Ulises de Joyce pasando por un interminable etcétera salido desde rincones mil de la literatura de todos los tiempos, esa con la que arranca cada ejemplar de los doce originales y que tan bien define, insisto, en parte, uno de los claros objetivos del británico.

Igual de ambicioso, complejo y extremadamente variado se presenta ‘Moonshadow’ es una faceta visual que, con John J.Muth como principal valedor —le auxilian, en algunos números, Kent Williams y George Pratt—, asalta de manera constante nuestro sentido de la vista, llenándolo de imágenes, unas veces definidas y claras, otras etéreas y evocadoras, unas veces cómicas y caricaturescas, otras imbuidas en un sentido de lo dramático y romántico que ya quisiera Turner. Esa variedad, que Muth lleva a cotas asombrosas a lomos de unas acuarelas portentosas, hace de este experimento a muchos niveles que es ‘Moonshadow’ una auténtica rareza en el mundo pre-Sandman y un claro ejemplo del bullente caldo de cultivo que fueron los ochenta post-Crisis en la reinvención del noveno arte que nos llegó desde el otro lado del charco. Insisto en que no es una obra fácil y que, probablemente, ofuscará —¿me atrevería a decir que cabreará?— a más de un lector que a ella se acerque. ¿Mi recomendación? Que le dejéis tiempo si en un primer envite no entra. ¿Cuánto? Eso dependerá de cada uno, pero creo firmemente que ‘Moonshadow’ es de esos tebeos que hay que dejar madurar. Y si esa maduración es de años para poder dar cuenta de él con plenas garantías de goce, ¡¡bienvenidos sean!!.

Moonshadow

  • Autores: J.M.DeMatteis y Jon J. Muth
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 512 páginas
  • Precio: 33,25 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.