‘MKM volumen 1’, la nueva excentricidad de Trondheim

MKM portada

Asociado de forma permanente a ‘La Mazmorra‘ la serie que más y mejor ha publicitado su nombre, Lewis Trondheim es una fuerza creadora que siempre a la búsqueda de nuevas y excéntricas ideas que plasmar en las páginas de un cómic, ya sea de forma directa a través de su simpático y vivaracho trazo, ya mediante la colaboración con otros artistas tanto o más excéntricos que el. ‘MKM‘ es uno de esos proyectos.

En el pequeño volumen publicado por Dib-buks (una editorial que entronca a la perfección en esa constante búsqueda de Trondheim por nuevos proyectos que sacar a la luz arriesgando todo lo arriesgable en el interín) el autor francés pone la idea que sirve de simiente para que Mathieu Sapin y Frantico desarrollen una lectura que, en términos coloquiales, es una completa e hilarante «ida de olla».

En el cómic, los dos dibujantes se convierten en protagonistas de una historia que arranca de forma bastante simple en una convención bloguera en Lisboa para terminar convirtiéndose en la frenética huida de los dos cuando entran en contacto con un misterioso personaje que les introduce en el mundo del MKM (el mega-krav-maga) un arte marcial oculto que permite anticiparse a los movimientos del enemigo (dando lugar a los momentos más desopilantes de la lectura).

La combinación del trazo de ambos dibujantes y el constante cambio que ello provoca en la lectura hace que esta adquiera un ritmo frenético y, en última instancia, deja con ganas de leer que diantres terminará pasándoles a estos dos curiosos personajes en el segundo volumen de la serie.

FICHA TÉCNICA: MKM volumen 1
  • Autores: Trondheim, Sapin y Frantico
  • Editorial: Dib-buks
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 192
  • Precio: 10 euros
MKM vol.1 review

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en