‘Misterios Comestibles & Institutos’, una de cal y otra de…

Leyendas
Una colección como la que Astiberri dedica a lo más granado del comic patrio tiene sus puntos positivos y, como no podía ser de otra forma, negativos. El resultado final depende bastante del autor que se encargue de entregar la pertinente Leyenda Urbana (así se titula la colección). El formato no da para demasiadas florituras ya que el minúsculo volumen se compone de unas 64 páginas que no dan para mucho, hay que ir al grano y no perder el tiempo con innecesarias introducciones. Aquí lo que importa es el humor directo.

Un claro ejemplo de esta “bipolaridad” la tenemos precisamente en las dos entregas más recientes que la editorial ha puesto en circulación: “Misterios comestibles. Ratas, fast food y otras delicatesen” e “Institutos”. El primero de ellos, facturado por ese genio del chascarrillo fácil e inteligente que es Albert Monteys, gana por goleada al segundo, firmado por el conglomerado de artistas femeninas (Carla Berrocal, Natacha Bustos, Srta. M, Mamen Moreu, Mireia Pérez, Clara Soriano y Bea Tormo) conocido como Caniculadas (webcomic que se publica en la red).

Monteys lleva en esto de las risas bastante tiempo y sabe perfectamente lo que le gusta al personal. En esta ocasión se mete de lleno en todas esas leyendas que rodean al mundo de la comida, y sí, va más allá de la típica carne de rata que sirven por hamburguesas. Fobias culinarias que siempre han estado la cultura popular y que aquí se expande con alguna que otra más de gran repugnancia.

misterioscomestiblesbPagina

Carlos Hidalgo, inspector de Sanidad freelance y amante de lo oculto es el personaje que el autor se saca de la manga para que indague en todos los misterios alimenticios: restaurantes chinos, calamares congelados, un chicle ingerido o mezclar crema de licor y refresco de cola. Puro despiporre gráfico y situaciones inverosímiles que arrancarán más de una carcajada. [Grade — 8.00]

Institutos, por otra parte, parece querer enfocar sus leyendas desde otro punto de vista. Toda la acción ocurre en los servicios de un instituto donde un grupo de jóvenes féminas se dedican a repasar todas aquellas situaciones que en algún momento les ha producido un escalofrío mayúsculo o, al menos, una mala vibración.

institutos_4Pagina

Con una llamativa mezcla de negro, blanco y verde, las autoras nos pondrán los vellos de punta con historias en las que no faltará el alcohol, botes de mermelada, vírgenes que se quedan misteriosamente embarazadas y alguna que otra sustancia opiácea. Sin embargo, algo falla en esta peculiar entrega, la acción resulta demasiado atropellada y los gags se suceden sin ton ni son dejando al lector (al menos al que firma esta reseña) un poco desubicado, sin saber muy bien donde reside el chiste. Dos entregas bien diferenciadas en las que una brilla por encima de la otra pero que, como siempre, mucho depende de los gustos de cada uno. Aún así, seguiremos atentos a nuevos títulos de las leyendas urbanas más divertidas que se publican hoy en día. [Grade — 6.00]

Misterios Comestibles & Institutos

  • Autores: Albert Monteys y Caniculadas
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 64
  • Precio: 10,00 euros c/u

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.