Marvel Young Adults II: campeones y halcones

Segunda parte de la entrada que publicábamos hace unos días, en esta ocasión me enfrento en solitario, sin el inestimable auxilio de mi pequeña, a valorar la otra mitad de las propuestas que Panini lanzaba el pasado mes de octubre dentro de la nueva línea Marvel Young Adults. Una mitad que, mucho más sólida que la que concernía a las dos cabeceras arácnidas, encuentra en los trabajos de Mark Waid, Humberto Ramos, Kelly Thompson, Leonardo Romero y Michael Walsh muy estimulantes puntos de encuentro que satisfarán, sin duda, tanto a los lectores nóveles que se sirvan de estos volúmenes como trampolín de entrada al vasto Universo Marvel, como a aquellos veteranos —ejem…el que esto suscribe— que siempre están a la busca y captura de algo que se salga fuera de lo normal en el abotargado panorama mensual que ofrece La Casa de las Ideas.

FRESCURA. Así, en términos generales, y sin entrar a distinguir aún entre una y otra serie, eso es lo que ofrecen ‘Campeones‘ y ‘Ojo de Halcón‘. Una frescura que se traduce— quizás en menor medida en la primera por razones que ahora pasaremos a discutir— en que cualquiera de los dos tomos pueden ser disfrutados casi sin ningún conocimiento de la continuidad y que viene refrendada por lo ágil, entretenido y vivaz de unas páginas que demuestran que, cuando hay talento y ganas de innovar, no son necesarios grandes alardes y enormes gestas para cautivar al lector.

De eso, de cautivar al lector, el veterano Mark Waid sabe un rato, y si cualquiera de los proyectos a los que ha ido metiendo mano en los últimos años dentro de Marvel no fueran suficiente escaparate —ahí están sus incursiones en ‘Daredevil‘, ‘Viuda Negra‘, ‘Capitán América‘ o ‘Doctor Extraño‘ para dejar muy claro lo que el guionista de ‘Kingdom Come‘ es capaz de conseguir— aquí tenemos una cabecera que viene a asentar dicha afirmación: las páginas de ‘Campeones’, adornadas por el trazo de un portentoso Humberto Ramos que, de un tiempo a esta parte, ha sufrido una evolución espectacular —atención a lo que está haciendo ahora mismo en ‘Strange Academy‘—, son un no parar que aúnan mamporros y diálogos cercanos con situaciones no exentas de crítica socio-política. Que Waid se las apañe para mezclarlo todo sin que el invento le salte por los aires ya habla mucho de lo que cabe encontrar en este primer año de una colección que, lástima, con su marcha comenzó a cojear algo herida por su ausencia.

Bien es cierto que, para captar por completo todo lo que en ella se plantea, uno tenga que haber leído de dónde provienen los seis protagonistas y que, para ello, haya tenido que dar cuenta de series como la ‘Ms.Marvel‘ de Willow Wilson y Alphona, la ‘Vision‘ de King y Walta o lo que Brian Michael Bendis hizo con el amistoso vecino arácnido y los mutantes. Pues bien, aún careciendo de dicho imprescindible apoyo, aún resultan tremendamente «disfrutables» unas páginas que intentan, en la medida de lo posible, resultar auto-contenidas y, hasta cierto punto, independientes del resto del discurrir de lo que fuera que pasaba en el momento de su publicación en el Universo Marvel.

Quien si consigue ese objetivo de pleno es Kelly Thompson con su ‘Ojo de Halcón‘. La guionista, que ahora mismo nos está dejando anonadados con lo que está llevando a cabo en la serie regular de ‘Viuda Negra’ —y que ya nos dejó también boquiabiertos con su incursión en ‘Jessica Jones‘—, sabe cómo captar la voz de la adolescente que es Kate Bishop y, rodeándola de un pequeño grupo de carismáticos personajes, construir un modelo de aventuras que quiere establecer sus distancias con el ‘Ojo de Halcón’ de Matt Fraction y David Aja pero, al mismo tiempo, no tiene reparos en dejar muy claro de quién es deudor el espíritu juguetón y dicharachero de la cabecera.

Trasladando a la heroína a las calles de Los Ángeles y haciendo girar en torno a ella un entramado en el que su padre y Madame Máscara son los principales antagonistas, si esa deuda para con la que hablamos encuentra un reflejo intenso es en el dibujo de Leonardo Romeo —no tanto en el par de números que dibuja Michael Walsh—: el artista no oculta en ningún momento la enorme influencia que ejerce sobre sus planchas los postulados gráficos y narrativos de David Aja y sólo el hecho de que trate de emularlos —con enorme fortuna— dice mucho acerca de lo que hemos de hallar en estas páginas. Unas páginas que, de nuevo, dependen muy poco del resto del Universo Marvel y que, con mas ahínco que las de ‘Campeones’, suponen un perfecto punto de entrada a las mil y una complejidades que envuelve tan vasto cosmos. ‘Nuff said!!!!

Campeones. El mundo todavía necesita héroes

  • Autores: Mark Waid & Humberto Ramos
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 199 páginas
  • Precio: 9,95 euros

Ojo de Halcón. Detective privado

  • Autores: Kelly Thompson, Leonardo Romero y Michael Walsh
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 199 páginas
  • Precio: 9,95 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.