‘Marvel Saga. El Castigador 1: Nacimiento’, origen de una leyenda

castigador-1

Que Garth Ennis es un cafre —dicho desde la mayor admiración, ojo— no es nada nuevo. Sólo hay que echar un rápido vistazo a cualquiera de los muchos cómics que han salido de la pluma del irlandés para darse cuenta de la mala baba que gasta cuando se pone. Dentro de su ingente producción, varias son las series en las que la verborrea del guionista ha dado mejores frutos: ‘Hitman’, ‘Predicador’ —una puñetera Obra Maestra del noveno arte a la que no ha hecho justicia esa porquería de serie apadrinada por Seth Roguen y AMC— y, por supuesto, ‘Castigador’.

A lo largo de ocho años, y a través de tres colecciones, Ennis demostró que tras el arrollador éxito que cosechó con la grandiosa serie de Vertigo, mantenía una forma envidiable. El primer contacto del guionista con el justiciero de Marvel tuvo lugar en una maxiserie de 12 números dentro del sello Marvel Knights creado por Joe Quesada —ese mismo que albergaría al ‘Daredevil’ por él dibujado y guionizado por Kevin Smith—. En el año que abarca la aparición de dicha maxiserie, Ennis coloca de nuevo a Punisher en el lugar que se merece dentro del universo marveliano y, haciendo gala del humor gamberro y extremo que le caracteriza, consigue que nos olvidemos de un plumazo de la lamentable miniserie de cuatro números perpetrada por Christopher Golden, Tom Siegnoski y Bernie Wrightson, dejándonos a la par la que hasta entonces había sido la mejore historia de cuanta se habían contado acerca de Frank Castle. Tanto es así, que en la fallida adaptación del personaje a la gran pantalla protagonizada por Thomas Jane y John Travolta, los vecinos de Castle y el personaje del Ruso son calcos de sus contrapartidas bidimensionales.

Tras esa primera maxiserie se decide, desde las altas cúpulas de Marvel, que ya es hora de devolver al Punisher a su lugar mensual, dando comienzo así, aún bajo el sello Marvel Knights, la primera cabecera regular del personaje guionizada por Ennis. Durante 37 números y tres años el escritor vierte todo su buen hacer a la hora de confeccionar esos secundarios extremos que tanto le caracterizan y que tan buen telón de fondo conforman en casi todas sus colecciones. Violencia sádica, sangre y situaciones límite llevadas a la hipérbole, caracterizan a una colección cuyas ventas, sin ser sobresalientes, permiten a Ennis seguir disfrutando mes a mes con la escritura de un personaje que hoy por hoy no se entendería sin su singular aportación. A su lado, en la primera singladura y en el arranque de esta segunda, un Steve Dillon cuyos personales lápices ya pudiéramos disfrutar en ‘Predicador’ y nombres como los de Goran Parlov, Manuel Gutierrez, Leandro Fernandez y John McCrea —el co-creador junto a Ennis de la citada ‘Hitman’.

castigador-1-interior

Mudada la colección de Marvel Knights, que se queda chico para el bestial tratamiento que Ennis da al personaje, la serie va a parar al sello MAX, la apuesta adulta de Marvel para captar lectores a los que les cansen los tipos y tipas con mallas de siempre. El cambio que se produce en la cabecera se deja notar desde el comienzo: apartándose del tono de humor pasado de vueltas y bestia con el que había iniciado su andadura con el personaje junto a su inseparable Dillon, Ennis se plantea esta nueva encarnación de Frank Castle de una forma mucho más seria, algo así como el equivalente a su obra magna pero sin el tono de comedia que desprendían algunas de las “secuencias” de la misma: el resultado son sesenta números en los que el irlandés tendrá tiempo para redefinir al personaje, dotarlo de una nueva personalidad mucho mejor dibujada que cualquiera de sus numerosas versiones anteriores y, como ya es marca de la casa, crear a su alrededor una galería de secundarios a la que no se puede calificar de otra manera que no sea genial.

Y como aperitivo a lo que el irlandés nos tenía reservados en una estancia sobre la que hablaremos largo y tendido a cada nueva entrega que el sello Marvel Saga —otra apuesta espléndida de Panini por recopilar, en tapa dura y con papel de buen gramaje, series o etapas de series que han hecho historia dentro de La Casa de las Ideas— dedique al Castigador, este primer volumen en el que, como ya se había hecho con Lobezno, Marvel indagó en los orígenes de Frank Castle y en lo que lo había convertido en el letal asesino y justiciero que siempre habíamos conocido. Y si en el caso del mutante de garras arrojar luz sobre sus inicios era algo que los lectores llevaban exigiendo lustros por la nula información que había sobre el mismo, la idea de asomarse a lo que se encontraba detrás del nacimiento del Castigador era poco atractiva por cuanto todos sabíamos que había sido la muerte de su familia la que hacía saltar el resorte que lo transformaba. Pero, claro, no contábamos con el genio de Garth Ennis.

Amante empedernido del género bélico como ha demostrado en innumerables ocasiones —sin ir más lejos, el pasado septiembre Dark Horse ponía en circulación el primer número de una nueva cabecera dibujada por Carlos Ezquerra y titulada ‘World of Tanks’— Ennis nos traslada en ‘Nacimiento’ y de la mano de Darick Robertson, compañero de fatigas en la muy burra ‘The Boys’, a un viaje al corazón del Vietnam en el que el teniente Frank Castle había tenido su bautismo de fuego, sangre y muerte. Soberbio avance de lo que después llegará en la colección regular, la descarnada brutalidad con la que se plasma la violencia del conflicto en el país asiático deja claro —al igual que lo hacen los dos especiales incluidos en el volumen— que lo que el guionista nos ofrecerá toda vez arranque ésta será algo nunca visto antes. Pero para saber lo que nos deparará la que no sólo es la mejor encarnación que ha conocido el personaje sino una de las Obras Maestras indiscutibles dentro del Universo Marvel en lo que llevamos de siglo —y cabría apuntar que fuera de él también— tendremos que ser pacientes e ir aguardando a la paulatina aparición de los siguientes volúmenes de Marvel Saga. Hasta entonces…Nuff’ Said!!!!

Marvel Saga. El Castigador 1: Nacimiento

  • Autores: Garth Ennis, Darick Robertson, Lewis LaRosa & John Severin
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 208 páginas
  • Precio: 14,25 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario