‘Marvel Saga Daredevil Volumen 25: El Fin de los Días’, despedida y cierre

Se ha juntado el hambre con las ganas de comer. Por un lado tenemos una de las etapas más interesantes, alabadas y queridas por los aficionados a Daredevil, nos tebeos que nadie duda a la hora de ponerlos a la misma altura que aquellos firmados por Frank Miller, la cúspide del personaje, y que han permanecido como la obra maestra absoluta que son desde que fueron publicados a finales de los setenta, principios de los ochenta. Sí, lo han adivinado, nos referimos a los facturados por Brian Michael Bendis, un autor tan querido como odiado y que, pese a quien le pese, sabe muy bien lo que se hace. Y en segundo lugar, tenemos unos proyectos (de los que hemos hablado recientemente por aquí) destinados a narrar la última aventura de ciertos personajes de La Casa de las Ideas. Nadie podía negarle al guionista de Cleveland el lujo de ser él el que se encargara de cerrar el círculo empezado hace años.

Bien es cierto que tardó lo suyo en aparecer puesto que la agenda de Bendis se hacía mes a mes más apretada y no había forma de que el canto del cisne de Murdock viera la luz entre tanto mutante y vengador. Sin embargo, llegamos al 2012 y por fin podemos disfrutar del relato contenido en este ‘Marvel Saga Daredevil Volumen 25: El Fin de los Días’, miniserie de ocho episodios y que sirve también para despedir al personaje de la línea editorial creada por Panini para recuperar etapas largas y de cierta notoriedad entre el fándom. Para todo aquel que haya catado la extensa etapa del alopécico guionista, sabrá lo que le espera aquí, esos trucos y trampas que tanto gustan a unos y enervan a otros. Cuestión de gustos. La historia empieza como un tiro y desde las primeras páginas ya nos hemos metido hasta la cintura en el relato puesto que nada más comenzar somos testigos de la muerte del personaje a manos de Bullseye en una pelea brutal.

Bendis se quita rápidamente de encima ese trámite y tan pronto lo hace se pone manos a la obra para contar lo que de verdad le importa. El peso de la trama lo lleva Ben Urich que, en claro homenaje a uno de los comics de Miller (aquel en el que el periodista descubre la identidad secreta de Daredevil), iniciará una investigación para encontrar el significado de la última palabra pronunciada por el bueno de Matt. Un relato de género negro contado con un ritmo marca de la casa, sin usar demasiado eso tan criticado por algunos y llamado decompressive storytelling, por lo que el resultado final tiene su enjundia, nada de leerse el tebeo en un par de minutos. David Mack, colega de Bendis desde hace tiempo, le ayuda a la hora de elaborar un guión que se anunció como canón, el final verdadero y definitivo del personaje será este. Una afirmación que, conociendo como se hacen las cosas en Marvel, puede que fuera demasiado apresurada. Y para que todo alcance cotas de calidad de altura, la parte gráfica corre a cargo de Klaus Janson como dibujante principal aunque también vamos a encontrar páginas del mencionado Mack, Bill Sienkiewicz y Alex Maleev. Ahí es nada. Toda una maravilla para disfrutar de principio a fin, una de esas historias que aguanta el paso del tiempo de manera estoica y cuya importancia dentro del Universo Marvel va ganando con el paso de los años.

[Grade — 10.00]

Marvel Saga Daredevil Vol.25: El Fin de los Días

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Panini Comics
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 208 páginas
  • Precio: 20.00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.