‘Marvel Saga Daredevil: Lady Bullseye’, haciendo boca para el gran final

Ahora sí, enfilamos la recta final de una de las etapas más laureadas de Daredevil, la firmada por Ed Brubaker, guionista que suele “teñir” de negro todos sus relatos y que aquí no iba a ser menos, entregando algunas historias sobresalientes del justiciero de La Cocina del Infierno. Siguiendo su camino sin prisa pero sin pausa, los volúmenes de Marvel Saga dedicados al personaje alcanzan ya la veintena de números y lo hacen con este ‘Lady Bullseye’, un arco argumental bien facturado pero que palidece un poco en cuanto a interés si lo comparamos con todo lo que llevamos visto hasta ahora en la serie. Que nadie se vaya a desilusionar con estas palabras, el volumen sigue siendo una buena lectura pero quizás se nota demasiado el que los autores estaban preparando la gran traca final y necesitaban una historia para tenerlos ocupados hasta que ese momento llegara.

La llegada de Brubaker y Michael Lark a la cabecera de Daredevil parecía tener un cometido muy claro: intentar resolver un poco el entramado legal en el que se hallaba sumido. Hay que recordar que la salida de Bendis nos dejó a un Matt Murdock encerrado en prisión debido a los crímenes cometidos por su alter ego heroico. Había llegado el momento para sacar la artillería pesada y se recuperaría para la ocasión a uno de los villanos más importantes de cuantos ha tenido Murdock: Kingpin. Para ello, todo se va preparando poco a poco y, mientras, se sacan de la manga esta Lady Bullseye, una nueva “malosa” que toma prestado nombre y apariencia del personaje clásico. No se trata de una versión femenina del letal asesino, aquí nos vamos a encontrar con experta en artes marciales y que ocupa un lugar privilegiado dentro de “La Mano”, organización criminal ninja que trata de eliminar a algunos héroes para hacerse con el control de La Gran Manzana.

Brubaker reintroduce a estos simpáticos criminales justamente en medio de Invasión Secreta, evento en el que se descubre que Elektra, líder de La Mano, es un Skrull que le arrebataba su identidad. Tendría lugar entonces una guerra interna por hacerse con el liderazgo de la organización, algo que no haría más que debilitarla y fragmentarla. Han sido muchos los aficionados los que han tachado esta historia como la más floja de cuantas escribió en su momento para el personaje. Un guión donde el factor “noir” antes mencionado no está tan marcado como de costumbre y esa oscuridad tan característica tampoco hace acto de presencia en ningún momento. Aún así, repetimos, no desmerece el resultado final, algo a lo que contribuye un Michael Lark tan inspirado como de costumbre, siendo sus lápices lo más destacado de un volumen en el que todo queda listo para la última historia de la etapa, un relato en el que cabe destacar la presencia del “gran hombre”, un aliciente más para no faltar a la cita que tendrá lugar muy pronto.

[Grade — 7.00]

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 136
  • Precio: 16.00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.