‘Marvel Omnibus Masacre de Gerry Duggan Vol. 2: El Bueno, el Feo y el Malo’, si hasta se pone serio

Creo recordar que, ahora mismo, la cosa parece algo más calmada pero hasta hace bien poco el mercenario bocazas gozaba de una incontrolada popularidad dentro del esquema editorial de La Casa de las Ideas. Múltiples cabeceras (en forma de series limitadas y colecciones abiertas) se sucedían mes tras mes atiborrando las estanterías de todas las librerías especializadas, hecho que se vio favorecido, sin lugar a dudas, por las acertadísimas adaptaciones cinematográficas en las que un genial Ryan Reynolds se enfundaba el traje (y la piel) de Wade Winston Wilson y bordaba el papel. Era una reacción completamente normal el que la gente saliera de las salas de cine con ansias de leer algo del personaje y comprobar por ellos mismo si lo que habían acabado de presenciar en la pantalla se podía encontrar también en papel impreso. Y básicamente se dieron de cara con el material que Panini está rescatando en su línea de tomos integrales.

Colección de la que nos llega su segunda entrega, un ‘Marvel Omnibus Masacre de Gerry Duggan Volumen 2: El Bueno, el Feo y el Malo’ que ofrece la locura que el público demanda y a la que está acostumbrado. Tras el buen sabor de boca dejado en “Presidentes Muertos” (la carta de presentación de Duggan y Brian Posehn) ahora nos llega otra tanda de episodios igual de divertidos y descacharrantes. Se aprovecha a la perfección las posibilidades, tanto del personaje como de las situaciones que se plantean, algo que se puede apreciar echando un ligero vistazo a la primera aventura que nos encontramos. Nueva York, años setenta, Power Man, Iron Fist y un sinfín de detalles del momento: pelos a lo afro, pantalones de campana, zapatos de plataforma y mostachos imposibles para ambientar un relato que tendrá continuidad en el presente puesto que uno de los villanos de aquellos días hará acto de presencia en nuestra época. Unas páginas en las que veremos la versión más “funky” del amigo Wade, jerga molona incluida, algo que no puede faltar siendo un bocazas como es.

Pero no se queda ahí la cosa, habrá lugar para cosas más “serias” como todo lo relacionado con el programa Arma Plus, una trama que contará con invitados como Lobezno y el Capitán América, personajes que junto a Masacre guardan algunos puntos en común en sus orígenes, en concreto el suero del supersoldado es el nexo de unión de todos ellos. Nos llama la atención lo mencionado un poco más arriba, el humor se deja un poco de lado en estas páginas para dejar paso a un drama muy bien planteado, dándonos una imagen del mercenario mucho más trágica de lo que estamos acostumbrados. El recuerdo de la recientemente fallecida agente Preston de SHIELD no hace más que atormentarlo, convirtiéndole en todo un muestrario de heridas físicas y, sobre todo, mentales y emocionales. Pero tranquilos, el humor volverá en dos anuales guionizados por Ben Acker y Ben Blacker. El primero de ellos contará con el Capi Loco, personaje bastante insufrible tal y como hemos visto en el pasado, y que aquí compartirá cuerpo con nuestro protagonista en una trama 100% Masacre. Se cierra este segundo Integral con un anual de los Thunderbolts en el que el General Trueno Ross forma un grupo compuesto por Elektra, Castigador y Veneno que junto al señor Wilson tendrán que hacer frente al Doctor Extraño cuyo comportamiento está siendo más raro que de costumbre. Si a todo esto añadimos un elenco de dibujantes tan variado como el compuesto por Scott Koblish, Declan Shalvey, Evan “Doc” Shaner y Matteo Lolli, la lectura de este “El Bueno, el Feo y el Malo” se convierte en toda una gozada, con sus momentos de carcajada y con otros algo más serios. Tiene que haber de todo en la viña de Stan Lee.

[Grade — 8.00]

Marvel Omnibus Masacre de Gerry Duggan Vol. 2: El Bueno, el Feo y el Malo

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Panini Comics
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 240 páginas
  • Precio: 24.00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.