‘Marvel Héroes vol. 50 Daredevil: Zona Cero’, no es Miller, pero…

DaredevilPortada
Al igual que ya ocurriera con el Thor de Walter Simonson, volvemos a incidir sobre un material que pedía a gritos una nueva edición. Ha sido Panini quien nos ha quitado un peso de encima al poner en circulación, de nuevo y tras muchos años de su primera aparición en los quioscos, los números de Daredevil guionizados por Ann Nocenti. La editorial sigue apostando descaradamente por un material que apela directamente a la nostalgia de los aficionados, una jugada que debe estar saliéndole bastante bien ya que, mes sí y al otro también, este coleccionable Marvel Héroes sigue sorprendiéndonos con alguna que otra joyita.

Todo lo narrado en este Zona Cero tiene lugar justamente antes de los dos volúmenes aparecidos hace ya un par de años (El Diablo en el Infierno y María Tifoidea). Nocenti no se encontró un panorama fácil a su llegada a la colección ya que las comparaciones con la etapa de Frank Miller no iban a tardar en llegar y, para qué negarlo, medirse con un clásico de esa talla no es agradable para nadie. Sin embargo, lejos de amedrentarse, la guionista fue a lo suyo, con paso firme y dotando estas primeras entregas de un tono urbano y de crítica social que a la serie le iba bastante bien.

Sabiendo escurrir el bulto de manera bastante profesional, Nocenti se centra en todo lo que rodea al súper héroe de La Cocina del Infierno dejando atrás la disección que Miller hacía del personaje en sí en Born Again. De esta manera nos vamos a encontrar todo tipo de titulares de la época (cuando Reagan era presidente) tales como el capitalismo imperante en la sociedad, las desigualdades entre las clases más y menos favorecidas, todo lo relacionado con la guerra de bandas, violencia callejera, tráfico de drogas en cada esquina, corrupción en el poder, la polución ambiental cada vez más generalizada y un largo etcétera de situaciones que, desgraciadamente, parecen estar de máxima actualidad hoy en día.

Tal y como pudimos comprobar en las siguientes entregas, el estilo de la guionista fue evolucionando hasta pulir algunos aspectos que entorpecen algo la lectura de Zona Cero. Lo primero que corrige la neoyorquina es el «Síndrome Chris Claremont”, un abuso de textos de apoyo y bocadillos repletos de letras que por momentos puede llegar a desesperar al más pintado. El otro, y esta vez no es problema de Nocenti, son los dibujantes encargados de ilustrar sus guiones. Demasiadas manos pasan por esta primera tanda de comics, algunas de ellas de claro estilo ochentero (a buen entendedor…): Barry Windsord-Smith, Louis Williams, Sal Buscema, Todd McFarlane, Keith Pollard, Chuck Patton, Tom Morgan, Keith Giffen, Steve Ditko o Rick Leonardi.

DaredevilPagina

Nombres muy importantes pero que aún faltaba para que terminaran de definir el estilo que los encumbrara hasta lo más alto. Las buenas noticias llegan en la segunda mitad del grueso volumen ya que John Romita Jr hacía acto de presencia para firmar el que para muchos es el mejor trabajo de toda su carrera. Su trazo característico elevará el nivel de una colección que, aún sin contar hasta ahora con un dibujante de nivel, salvo honrosas excepciones, había conseguido captar la atención de muchos aficionados y leída casi treinta años después sigue siendo una auténtica gozada. Para regocijo de muchos, en la última página podemos ver como Panini anuncia una futura entrega, la cuarta ya, titulada El Ocaso de los Ídolos, donde terminaría una etapa llena de magníficas historias. Y agárrense porque todavía falta Inferno, Mefisto, Ultron, Blackheart, Mole, Pyro…Vamos, que lo mejor está por llegar. [B+]

Marvel Héroes vol. 50 Daredevil: Zona Cero

  • Autores: Ann Nocenti y V.V.A.A.
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 480
  • Precio: 34,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.