‘Marvel Héroes Las Historias Jamás Contadas de Spiderman’, el salvador Busiek ilumina los oscuros noventa

Década de los noventa. Años convulsos en el mundo del comic. Bancarrota. Debacle. Bazofia impresa. El fin del mundillo. ¡Ains! Vaya unos recuerdos que me asaltan cuando toca reseñar algún tebeo de aquellos días, una época en la que muchos empezamos a tomarnos en serio esto de coleccionar papel impreso y, otros, se plantearon seriamente dejar el hobby por la falta de calidad o buenas ideas. Para todo aquel que no sepa de qué estamos hablando, no sabe lo afortunado que es ya que se publicaron cosas muy muy flojas, por ser medianamente generoso en la apreciación. Esto jugaba a favor de los pocos comics que se dejaban leer ya que brillaban entre tanta oscuridad.

El nombre de Kurt Busiek tuvo especial importancia llegando al año 2000, un guionista de corte clásico y cuyo estilo parecía el más indicado para poner algo de orden La Casa de las Ideas tras aquel invento titulado “Heroes Reborn” en el que Rob Liefeld hacía de las suyas con los personajes de toda la vida. ¿Por qué Busiek y no otro? Pues porque previamente ya había dejado su firma en otra colección diseñada para su lucimiento, una cabecera protagonizada por el cabeza de red favorito de los aficionados y que supuso una auténtica obra maestra entre tanta medianía.

¿No saben todavía cual es esta misteriosa colección que tan buen sabor de boca dejó (y deja) entre todo aquel que se acerca a ella? Pues la que Panini ha tenido a bien recopilar en su integridad en un imprescindible volumen, ‘Marvel Héroes: Las Historias Jamás Contadas de Spiderman’, un señor tomo de más de ochocientas páginas que se disfruta de principio a fin. Mientras la mayoría de colecciones se empeñaban en presentarnos personajes (o nuevas versiones de los de siempre, bastante pobres todas ellas), Busiek optaba por seguir profundizando en Peter y los suyos, aportando nuevos datos y situaciones para hacerlos aún más interesantes.

Tanto Marvel como DC, sabedores del éxito que estaban teniendo las cabeceras de Image Comics (bastante distinta a la que conocemos hoy), intentaban hacer los mismo y se olvidaban de algo tan importante como sus personajes, aquellos que todo el mundo conocía y que ahora parecían no servir para nada. El caso concreto de Spiderman sirve como ejemplo perfecto de lo vivido entonces, una franquicia que acusaba el desgaste editorial de una manera alarmante y que le pesaba sobremanera el evento de los eventos, “La Saga del Clon”, una historia que casi termina con la paciencia del Santo Job.

Tocaba remangarse y remar todos para la misma dirección así que lo primero que se hizo para devolver al trepamuros al lugar que se merecía fue crear esta colección y poner al frente a un equipo creativo que ejemplificara los valores que hicieron grande a la editorial. Los elegidos fueron el mencionado Busiek y Pat Olliffe, un dibujante que se alejaba de las estridencias de sus coetáneos y cuyo estilo delicioso nos traía la versión de Spidey que todos conocíamos y queríamos volver a ver en un comic. El resto es de sobras conocido por todos, Spiderman sería rescatado del olvido para convertirse, otra vez, en el valor que siempre fue.

No hay que ser un lumbreras para adivinar que ambos autores se “disfrazan” de Stan Lee y Steve Ditko y con su trabajo nos transportan a aquellos años en los que el personaje tan solo gozaba de una sola cabecera, “Amazing”, y daba sus primeros pasos en esto de los superhéroes. Unos tebeos que pecaban de ingenuos pero que, tal y como se ha podido comprobar con el paso del tiempo, es ese tono infantil y divertido el que los hizo clásicos inconmensurables. Sí, está la tía May con su enésima enfermedad, Norman Osborn tramando todo tipo de maldades para hacerle la vida un poco más difícil a Parker y Flash Thompson necesitando la mano amiga de su vecino.

La elección de Kurt Busiek no es ni mucho menos arbitraria ya que a su maestría a la hora de guionizar se le suma su capacidad para documentarse sobre el personaje que vaya a escribir. De sobras es sabido lo mucho que disfruta el de Boston zambulléndose entre cientos de cómics para empaparse de la continuidad que exista previamente a lo suyo, aunque eso signifique años y años de papel. Todo ello con la sana intención de no cometer ni un solo error a la hora de orquestar las historias que tenga entre manos (tan solo remitir a esa colosal obra que es “Marvels: La Era de los Prodigios”).

Olliffe, por su parte, emplea un estilo humilde, simpático, elegante y divertido, referenciando en todo momento a Ditko, homenaje que no intenta ocultar en ningún momento y que supone una seña de identidad inequívoca de la serie. Entre los dos autores (ayudados puntualmente por gente como Roger Stern, Mike Allred, John Romita o Ron Frenz) consiguen captar el espíritu de aquel Spiderman grandioso, el que todos tenemos en mente y que jamás pensamos que podríamos volver a ver y disfrutar, desarrollando personajes y situaciones que Lee y Ditko presentaron en su momento pero no desarrollaron.

Es aquí donde entran estas “Historias Jamás Contadas”, unos relatos que encajan a la perfección en esos huecos para hacer más rica, si cabe, la continuidad de Parker y los suyos. El volumen que Panini ha puesto en circulación recientemente, no solo hace justicia a una serie que se merecía el mejor de los formatos, sino que también rescata del olvido y de la “inencontrabilidad” unos tebeos míticos que harán felices a muchos aficionados. Ya no hay más excusas para no leer esta serie escrita desde el cariño, uno de los pilares que soportaron el peso de una década que mejor olvidar.
[Grade — O.M.]

Marvel Héroes Las Historias Jamás Contadas de Spiderman

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 816
  • Precio: 55,00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

4 Comentarios

  1. Hola, Mario, si no te importa, me gustaría hacerte una pregunta (o a Sergio, si lo lees). Igual que en DC tenemos volúmenes como The Dark Knight Returns, The Killing Joke, All-Star Superman, etc. que se pueden leer prácticamente sin necesidad de haber leído antes nada de ese personaje, ¿existe algo similar en Marvel para Spider-Man, X-Men o los Vengadores? He mirado varias listas sobre los mejores cómics, o las novelas gráficas imprescindibles, etc. en Goodreads y Batman y Superman siempre monopolizan los primeros puestos junto a Watchmen. No he visto ni un título de Spider-Man o X-Men.

    • Te respondo yo: el principal problema de Marvel en comparación con DC es que La Casa de las Ideas no ha cultivado ni de lejos las historias aisladas de sus personajes como si lo ha hecho el hogar de Batman y Superman.

      Siempre obsesionados con la continuidad, no hay equivalentes en Marvel a las historias que citas, y todo proyecto de la editorial que se sale por la tangente —léase, por ejemplo, el ‘Siempre Vengadores’ o el ‘1602’, por citar dos títulos al azar— queda fuertemente atado a conocer muy de cerca las historias de los personajes integrantes o, en el caso de la obra de Busiek y Pacheco, llevar leyendo cómics toda tu puñetera vida.

      Así las cosas, sólo el Universo Ultimate permite asomarte a los personajes desde cero, ya sea a los ‘Vengadores’ transformados en ‘Ultimates’, ya a ‘Amazing Spider-Man’ mutado en ‘Ultimate Spider-Man’: la primera la conforman 24 números que, supongo, habrás leído ya; el problema de la segunda (problema según se quiera) es que son cerca de 200 números si juntamos toda la historia de Peter Parker y Miles Morales.

      En definitiva, que si buscas en Marvel cosas como las que has apuntado de DC —o muchas otras que superan de calle a cualquier arco argumental de la continuidad del panteón “decero”—, lo siento mucho pero, o no las hay, o si alguna cabría apuntar —los números de ‘Mythos’ de Jenkins y Rivera; los diferentes ‘Season One’ — no valen la pena el esfuerzo.

      • Muchas gracias por la respuesta, Sergio. Es una pena. Por lo menos nos quedan las películas. Ahí parece que Marvel lleva un poquito de ventaja sobre DC desde que Nolan acabó con Batman.

        • Donde dices “un poquito” has utilizado un eufemismo, ¿no? XD

          Y sí, es una lástima que, con la vasta cantidad de personajes que acumula su universo, Marvel nunca haya imitado el modelo DC a la hora de ofrecernos visiones alternativas de sus héroes; versiones que, como en el caso de muchas de las que han contado con Batman y Superman de protagonistas, han conseguido alzarse como las mejores de sus respectivos protagonistas.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.