‘Marvel Gold Los Cuatro Fantásticos: ¡Caos en el Gran Refugio!’, que no pare la magia


Ocho. Uno detrás de otro, con alguna que otra pausa que ha habido por ahí, pero llegamos ya a la octava entrega de los Omnigolds (Marvel Gold Tapa Dura con un número de páginas importante) dedicados a La Primera Familia Marvel. Superamos de esta manera los 150 números de una cabecera mítica que, por fin, ha gozado de una edición inmejorable gracias a la labor que Panini está haciendo con todo su material clásico. Desde el Doctor Extraño a Pantera Negra pasando por Los Vengadores, La Patrulla X, Thor o el Capitán América, todos los pesos pesados de la editorial (básicamente los que han tenido adaptación cinematográfica) han tenido en este formato sus quince minutos de fama. Por la numeración, no hace falta ser muy inteligente para percatarse que Reed Richards y los suyos han sido de los que mejor trato han recibido.

Con este ‘Marvel Gold Los Cuatro Fantásticos: ¡Caos en el Gran Refugio!’ dejamos atrás la etapa escrita por Stan Lee y, tras un pequeño baile de nombres, llega para embelesar a los lectores un Roy Thomas que cada vez tenía más protagonismo dentro de La Casa de las Ideas. Y eso que, aparte de ser un gran guionista, también ejerció entre 1972 y 1974 las labores de redactor jefe, todo ello con grandes resultados. Bien es cierto que el de Missouri se encontraba con toda una papeleta al aceptar el encargo y tener que cubrir la baja de alguien como Lee, precisamente, en una de las colecciones más importantes de la editorial. Los principios siempre son difíciles y le cuesta un poco coger el ritmo, algo que se va resolviendo a medida que avanzan los meses. Volvemos a reincidir en lo mismo, las cien primeras entregas firmadas por Lee y Kirby son como La Biblia de los comics de superhéroes, por lo que hacer olvidar algo así no es tarea fácil.

Aún así, Thomas se saca de la chistera un buen puñado de situaciones interesantes que cuentan con la presencia de un montón de personajes. Por ejemplo, asistiremos en las primeras páginas a la partida de Medusa, la inhumana que se había unido al grupo en el anterior volumen, deja su lugar a la Chica Invisible, otra vez. Pero no es lo único, atentos al regreso de uno de los enemigos más poderosos que de la serie, una historia en la que Galactus cruzará su camino en La Tierra con el Alto Evolucionador. Y siguen las sorpresas, como el ver a Estela Plateada enfrentándose al cuarteto mientras es manipulado por el Doctor Muerte. Y como final de fiesta, El Cruzado, un personaje de lo más interesante que quizás nos suene más con su actual nombre: Marvel Boy.

Hasta aquí todo el tema de los guiones y la adaptación de Thomas a la colección, lenta pero con paso firme y aportando cada vez más su estilo. El apartado gráfico tampoco desmerece para nada ya nos vamos a encontrar con algunos dibujantes que, hoy en día, son poco menos que leyendas. Tal es el caso de los Buscema, John y Sal, que aquí, como viene siendo habitual realizan un trabajo soberbio, cada uno con su estilo inconfundible rebosante de calidad. Otro clásico como Rick Buckler deja su impronta en las primeras páginas del tomo, uno de esos hombres de la casa que están para todo y nunca fallan. Y George Pérez, que, aún siendo todavía uno de sus primeros trabajos, ya iba dejando constancia de lo que sería capaz en un futuro. Aventuras clásicas que nos transportan a otra época, llenas de acción y momentos gloriosos de los que escasean actualmente.
[Grade — 8.50]

Marvel Gold Los Cuatro Fantásticos: ¡Caos en el Gran Refugio!

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 648
  • Precio: 44,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.