‘Marvel Gold – La Patrulla X Original Vol. 3: Los Centinelas…¡Viven!’, fin de la primera parte

A nadie debe coger por sorpresa la seriedad de Panini a la hora de editar y planificar cualquiera de sus productos. Lo ha demostrado infinidad de veces, incluso con material especialmente “duro”, tebeos que algunos lectores de toda la vida podrían encontrar algo difícil de digerir. Pues ni por esas. Cuando anunciaron la recuperación de los primeros números protagonizados por los mutantes más famosos del Noveno Arte, muchos pensaron que no llegarían a terminar dicha empresa. Tiempo después, y callando bocas como mejor saben hacer desde la editorial con sede en Girona, nos llega este ‘Marvel Gold – La Patrulla X Original Volumen 3: Los Centinelas…¡Viven!’, volumen con el que cierran el círculo abierto en el año 2016. Repito, no es un material que goce del favor del público ya que se trata de unos tebeos que condujeron al cierre (suspensión) de la colección debido a las paupérrimas ventas que tuvo. Sí, hubo un tiempo pasado en el que Cíclope y los suyos no interesaban a demasiada gente, a pesar de los nombres que aparecían en los créditos, autores que hoy en día tienen el estatus de leyendas.

Sería con la publicación del número 66 cuando se pondría punto y ¿final? a nuevas aventuras, al menos hasta que años más tarde llegara la archiconocida Segunda Génesis, uno de los momentos más determinantes, no solo de los Hombres X, sino del comic en general. Pero de eso ya se habló en su momento, ahora toca deleitarnos con unos relatos que, sin ser obras maestras, tienen el valor histórico suficiente como para considerar una compra obligada el presente volumen. Para empezar, si atendemos al valor puramente “comiquero”, nos vamos a encontrar con presentaciones varias que en un futuro tendrán un peso específico en más de una saga. Desde la primera aparición de Alex Summers, hermano de Scott, y que posteriormente se convertiría en Kaos hasta Fuego Solar, la criatura – dinosaurio Saurón o el inevitable regreso de los siempre simpáticos Centinelas. Pero como toda ayuda es poca, y ya hemos apuntado que la colección requería de cuantos más reclamos mejor, también tendrán sus quince minutos de fama gente como Ka-Zar, Spiderman, Iron Man o Hulk. Aunque de poco serviría.

Pero si hay algo por lo que este tomo debe ser elevado a la categoría de “Obligatorio” es por la llegada al título de todo un maestro de los lápices: Neal Adams. Al neoyorquino le bastó menos de una decena de comics para que su trabajo fuera considerado como uno de los mejores que se han visto en la colección (sí, siguen vigentes a día de hoy). Como espíritu indomable que siempre ha sido, eligió como destino una cabecera prácticamente fenecida huyendo de posibles injerencias editoriales. La libertad creativa de la que gozó se puede percibir en unas páginas llenas de fuerza y dinamismo, espectaculares escenas de acción que hacen gala de una elegancia que suponen un deleite visual para cualquiera que sepa apreciar la belleza artística de sus composiciones. Obviamente, el tener a alguien como Adams de compañero de viaje termina por influir (de manera positiva)  en todos los que le rodean, de esta forma Roy Thomas se dejó inspirar por su nuevo colaborador y planteó situaciones bastante más interesantes que las que se habían leído hasta entonces. Un Omnigold más que interesante que además se completa con algún que otro extra como unas historias de complemento que relatan el origen del grupo mutante, unos retales que serían aprovechados con bastante buen tino por Joe Casey para su “Hijos del Átomo”. ¿Ven? Al final, entre una cosa y otra, es un imprescindible. La vida del coleccionista.

[Grade — 8.50]

Marvel Gold Patrulla X Original Vol.3

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 656 páginas
  • Precio: 44,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.