‘Marvel Comics: La historia jamás contada’, las normas de la casa de las ideas

MarvelHistoria-Portada

Hoy en día, para el ciudadano de a pie, hablar de Marvel es referirse a esa tremenda empresa encargada de rodar algunas de las películas más espectaculares que se recuerdan. Para nosotros, los sufridos lectores-coleccionistas, hablarnos de dichas adaptaciones es referirse a una de nuestras pasiones (in)confesables: los comics. Y es que, por muy increíble que nos pueda sonar, no todo el mundo sabe que los personajes de Los Vengadores no nacieron hace un año para combatir a los malvados marcianitos que venían del espacio, ni que Spiderman lleva muchos años (50 en concreto) balanceándose entre los edificios de Nueva York. Si tú eres uno de los que han crecido leyendo revistas llenas de garabatos e impresas en papel barato no cabe duda que ‘Marvel Comics: La historia jamás contada‘ es un libro escrito pensando en ti.

Corría la década de los 60 cuando Stan Lee, Jack Kirby y Steve Ditko empezaron a cimentar el imperio que Marvel es hoy desde un pequeño estudio al que Lee, usando su boletín de noticias Bullpen, le daba un aire familiar y desenfadado en el que los autores, más que trabajar, iban a pasárselo bien. Los mencionados Vengadores, La Patrulla X o Los 4 Fantásticos, uno tras otro se iban sucediendo formaciones y personajes que emocionaban a los miles y miles de aficionados que seguían sus aventuras. Uno de ellos, Sean Howe, es el encargado de contarnos la historia más grande que La Casa de las Ideas pudiera contar, la suya propia, esa en la que podremos descubrir que quizás la situación no era tan idílica como el viejo Stan quería hacernos creer.

Aunque no lo parezca, es uno de los nuestros

Aunque no lo parezca, es uno de los nuestros

La tarea que Howe ha tenido que hacer no era nada sencilla de solventar ya que solo un fan de toda la vida podía enfrentarse a la elaboración de un libro como este, cosa que acarrea una serie de dificultades que pueden hacer peligrar la calidad de la obra. No sería nada descabellado el posicionarse descaradamente a favor de Marvel y toda su obra, por lo que se podría caer en el error de facturar un grueso panfleto alabando todo lo relacionado con Lee y sus superhéroes. Pero aquí es donde entra el buen hacer del periodista que nos da una visión neutral y fría del Universo Marvel, siempre desde el duro e inexpresivo punto de vista empresarial, llena de frases grandiosas apoyadas sobre un rico contexto cultural compuesto por multitud de referencias y entrevistas a personajes claves de la época y del medio: desde Mickey Spillane a Federico Fellini pasando por Hugh Hefner o Mario Puzo.

A nadie se le debe escapar que la poderosa editorial tan pronto estaba saboreando las dulces mieles de la gloria, como meses después se hablaba de crisis y bancarrota. A Howe no le tiembla el pulso a la hora de señalar a Lee como el artífice tanto de los éxitos como de los fracasos de la compañía y es en este momento cuando el lector cae en la cuenta que el personaje central de La historia jamás contada de Marvel es precisamente el bigotudo editor y el motor narrativo, como no podía ser de otra manera, la tensa y turbia relación con Jack Kirby, que debido a la caprichosa e irresponsable forma de ser de Lee, se fue deteriorando poco a poco.

Stan "Cuernecitos" Lee

Stan “Cuernecitos” Lee

Casi sin darnos cuenta la narración comienza en la década de los 60 para pasar a los 80 en los que el editor en jefe Jim Shooter tuvo que lidiar con uno de los temas más candentes que se recuerdan, el de los derechos de autor, incansable lucha que desemboca en la creación del sello Image en 1992 y cuya consecuencia más sonada será el masivo éxodo de artistas en busca de prados más verdes, unos artistas que muy pronto se darían cuenta que no sería una empresa fácil el poder cumplir con las fechas de entrega y el hacerse cargo de toda la parte empresarial y fiscal.

No pasaría mucho tiempo hasta que Marvel moviera ficha y viera en la posibilidad de potenciar su sección cinematográfica la forma de terminar con sus competidores editoriales. Sí, lo que han leído, es bien sencillo de entender y enlaza directamente con lo expuesto en el primer párrafo. Marvel no necesita vender más que DC, Image o Dark Horse; lo único que precisa es pegar bombazos en taquilla como ‘Los Vengadores‘ o la actual ‘Iron Man 3‘ ya que las ventas del papel impreso son calderilla en comparación con los dividendos que proporcionan los blockbusters.

Kirby y algunas de sus creaciones

Kirby y algunas de sus creaciones

La edición española cuenta con un capítulo exclusivo escrito por dos de los mejores conocedores del medio, Alejandro M. Virtutia y Julián M. Clemente, en el que analizan de manera concienzuda y muy acertada la andadura editorial reciente (y no tan reciente) de los comics Marvel en nuestro país.

Todo esto y más, mucho más, es lo que vamos a poder encontrar en una obra que cautiva al lector desde el primer capítulo y que no es más que una crónica de la historia de Marvel repleta de anécdotas y testimonios interesantísimos, todo ello redactado con un gusto exquisito por uno de los nuestros, un aficionado que empezó emocionándose con ese viaje espacial de los Richards junto a su inseparable amigo Ben y tras muchos años de espera, da las gracias a los Lees, Kirbys y otros tantos maestros de la historieta con esta monumental obra. Si quieren leer la mejor historia ideada en Marvel no la busquen en las páginas de Civil War o Vengadores contra X-Men, no. La encontrarán en un voluminoso tomo de colorida portada y adictiva lectura que Panini ha tenido a bien publicar recientemente. Advertidos quedan.

Marvel Comics: la historia jamás contada

10Excelsior!
  • Autores: Sean Howe
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 560
  • Precio: 24,00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

1 Comentario

  1. Completamente de acuerdo! Me ha encantado. Me quedan 30 páginas para acabar (es ya el cap sobre la edición de Marvel en España) y es seguramente el libro más entretenido que he leído en lo que vamos de año.

    Muy recomendable para cualquiera que le gusten los cómics y el mundo editorial (no hace falta ser un super frikazo de Marvel, eh, yo no lo soy y no por ello he disfrutado menos aunque ayuda unos conocimientos mínimos, desde luego).

    Es un libro realmente interesante para ver qué se oculta, y nunca mejor dicho, detrás de la máscara… XD Me quedo, además de con los años 60 y la creación de los grandes personajes, con los 70 y la Marvel más lisérgica y desatada… Joder, quiero echar un vistazo a los primeros Howard el Pato, del señor Geber, realmente es la subtrama más curiosa del libro…

    Por otro lado, supongo que es una triste historia sobre la eterna lucha entre la creatividad y el negocio, y una buena muestra de cómo las corporaciones exprimieron a muchos creadores (de Kirby en adelante sin olvidar a los padres de Superman) para echarles a un lado en cuanto cambiaban las tendencias creativas. Realmente el señor Howe lo hace muy bien y es que sin cargar las tintas, hace un buen repaso de los múltiples cadáveres que ha dejado Marvel a lo largo de su historia…

    Un libro a tener muy en cuenta, desde luego.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.