Madame Mirage: a veces dos tetas no tiran más que dos carretas

Madame Mirage, la femme-fatale del futuro

A pesar de sus altibajos, Paul Dini es un guionista al que de vez en cuando se le enciende la bombilla y nos ofrece obras de lo más interesante. Tras hojearlo un poco y leer la promo, pensé que Madame Mirage sería una de ellas, al prometer una trama de serie negra ambientada en un futuro de corte cyberpunk. Pero tras leerlo, la intriga y el misterio que yo esperaba desembocaron en una protagonista poco carismática y en una ambientación que de futurista y cyberpunki tiene bien poco.

El comienzo, aún así, no es malo. Los prodigiosos avances en el campo de la bioingeniería permiten al ser humano jugar a ser dios y crear seres con increíbles habilidades destinados a defender y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos del mundo. ¿Pero quién es el guapo que, al contar con estos increíbles poderes, no cae en la tentación de portarse un poquito mal? Así que ante estos crímenes, la avanzadísima tecnología que los generó queda prohibida, pero muchos de ellos aún siguen sueltos con ganas de hacer de las suyas.

Entra entonces en juego la heroína Madame Mirage, una femme-fatale con una estética que fusiona la de las viejas películas americanas del género negro y la voluptuosidad propia de las producciones de Top Cow. En mi opinión, es un personaje al que se le habría podido sacar mucho más jugo. Sus habilidades, aunque indudablemente efectivas, no tienen ningún encanto, y los diálogos de Dini en esta ocasión son totalmente superficiales.

Los villanos a los que se enfrenta tampoco son especialmente destacables, al menos los que cobran mayor protagonismo. La que sí me gustó fue la Viuda Doliente, con su aspecto gótico y su peligrosa cabellera, pero por desgracia su aparición en la miniserie es poco más que anecdótica. Quizá en un futuro le saquen mayor provecho.

Así que en términos generales, me ha parecido una historia entretenida pero poco más (muy, muy poco más). El dibujo de Kenneth Rocafort le hace ganar algunos puntos por su frescura y por el dinamismo en la composición de las páginas, pero no es suficiente para darle el aprobado.

Mirage ReviewNo sé, quizá es que mis expectativas eran un poco altas. Yo buscaba un trallazo noir con diálogos afilados y ambientes sucios que se alejara de los tópicos por estar ambientado en un futuro oscuro y decadente. Pero es una producción más de Top Cow que apuesta por los cuerpos femeninos antes que por historias bien elaboradas. Y a excepción de un par de buenas escenas (como el interrogatorio a la Reclusa Morena, barreno en boca, al principio del tercer número), poco más he encontrado en estos dos volúmenes de la edición española.

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en