‘Luuna Volumen 1’, bajo la sombra de Crisse

Luuna 1

Comienzas una nueva colección europea. La editorial que sea, de larga trayectoria en nuestro país, lanza dos o tres de sus álbumes. Y, de repente, sin explicación alguna, se cierra el grifo aún a sabiendas de que en el país vecino dicha serie ha alcanzado un buen puñado de volúmenes y que dejar a los lectores así es poco menos que una mala jugarreta. Vale, admito que es más que probable que detrás de la decisión de cortar con la edición de un título en concreto se cuenten motivos puramente económicos y de viabilidad del mismo, pero con el volumen que esa editorial cualquiera suele poner en juego cada año, también sería de recibo pensar que un tomo más —bueno, cinco en el caso que hoy nos ocupa— no supondrían una gran diferencia más allá de tener contentos a los que se dejan los euros mes a mes en sus productos.

Como la ambigüedad nunca ha sido una cualidad que me guste cultivar, y todo lector de cómic europeo que se precie ya sabe de sobra a que casa me estoy refiriendo, dejémosnos de eufemismos y llamemos a las cosas por su nombre: Norma. Irreprochable en la práctica totalidad de su recorrido editorial, que la casa catalana dejara de editar títulos como ‘Kogaratsu’ o la ‘Luuna’ que hoy os traemos es de esas decisiones que, como decía, a falta de explicaciones de primera mano, NO se entienden.

Dejando de lado los aspectos negativos que rodearon en su momento (hace unos nueve años) a la publicación de la serie guionizada por el gran Crisse y dibujada por ese émulo suyo venido a menos que siempre ha sido Keramidas, que Yermo haya querido rescatarla ahora es una señal más inequívoca de que el trabajo que están haciendo Carles Miralles y sus chicos es, por lo menos, digno del más efusivo de nuestros aplausos por cuanto abre la puerta a incontables posibilidades de cara a lo mucho que hay en la historia reciente del tebeo francobelga que nunca vio la luz por éstos lares —y vuelvo a reiterar mi petición, ¿para cuando los tan esperados volúmenes de las continuaciones de ‘Lanfeust de Troy’? ¡¡¡¿para cuándo?!!!—. Harina de otro costal es que, paradójicamente, aún a pesar de lo afirmado en los dos primeros párrafos, y del tono de queja bajo el que quedan caracterizados, ‘Luuna’ no sea una lectura de esas que merezcan ser rescatadas.

El responsable máximo de ello, su dibujante. Un artista al que se le nota a la legua, no sólo la clara influencia que el estilo «cartoon» de Crisse ejerció en su momento en su eclosión como dibujante, sino la bisoñez extrema que acusa una narrativa confusa, atropellada y que pocas veces llega a plasmar de forma clara lo que la historia necesita. De acuerdo en que como ilustrador, Keramidas es un fuera de serie —sólo hay que asomarse a la portada del volumen— pero de ahí a ser buen narrador hay un trecho que no se cubre en éstas páginas. Una lástima por cuanto imaginamos que el relato de mitología amerindia enhebrado por Crisse hubiera alcanzado diferentes cotas de haber sido engalanado por el insigne trazo del creador de ‘Atalanta’ y la mítica ‘La espada de cristal’.

Luuna volumen 1

  • Autores: Didier Crisse y Nicolas Keramidas
  • Editorial: Yermo
  • Encuadernación: Caartoné
  • Páginas: 176 páginas
  • Precio: 32,30 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.