‘Love in Vain’: la historia de Robert Johnson y la música del diablo

loveinvain03

En el universo melómano, el Club de los 27 es una etiqueta que se utiliza para designar a una serie de músicos que fallecieron a esas edad tan temprana, pero que a pesar de ello tuvieron tiempo de dejar una huella indeleble en la historia de la música popular. Cuando alguien habla de dicho club, suele referirse a gente como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Cobain y, más recientemente, Amy Winehouse. Sin embargo, hubo un músico que desapareció mucho tiempo antes que ellos, también a la tierna edad de 27 años, y que dejó a su paso una vida azarosa y enigmática, y un legado musical que asentó las raíces de buena parte de los estilos musicales que surgieron a partir de la segunda mitad del siglo XX. Hablamos de Robert Johnson (1911-1938), figura irrepetible, arquetipo del bluesman errante, atormentado y pendenciero, e inspiración inagotable para los mayores referentes musicales de las últimas décadas: Eric Clapton, The Rolling Stones, Led Zeppelin, Bob Dylan, Neil Young…

Su peripecia vital, de la que apenas quedaron testimonios dispersos de la gente que lo conoció, ha quedado plasmada ahora en un cómic realizado por el guionista J. M. Dupont, que ha desarrollado su carrera principalmente en el mundo de la publicidad y la comunicación, y el dibujante Mezzo, a quien recordamos sobre todo por sus cómics de serie negra en colaboración con el guionista Michel Pirus. Juntos repasan la biografía de Johnson, atendiendo no solo a los detalles que más o menos están confirmados sobre su vida, sino también a las leyendas que se forjaron a su alrededor, como esa tan famosa que decía que Robert se encontró una noche con el diablo en un cruce de caminos y que hizo un pacto con él para convertirse en el guitarrista de blues más prodigioso de toda la historia. Una leyenda muy acorde con sus raíces sureñas, con ese mundo casi mitológico que se ha desarrollado en torno a las orillas del Misisipi, y que algo de verdad quizá tenga, pues se tiene constancia de que las primeras actuaciones de Robert no fueron precisamente memorables, y que de pronto, casi de la noche a la mañana, se descubrió como un guitarrista portentoso, un emotivo cantante de voz desgarrada, y un liricista capaz de plasmar en unos versos aparentemente sencillos todo su desasosiego vital.

Su errante existencia queda perfectamente retratada en las páginas de esta obra, empezando por los tumbos que dio su madre de una ciudad a otra en busca del sustento necesario para sus vástagos. También descubrimos su inmersión en los garitos de mala reputación donde se dieron a conocer los grandes maestros de la primera oleada del blues, y le vemos compartir acordes —y algunos desacuerdos— con leyendas musicales de la talla de Son House, Sonny Boy Williamson II y Ike Zinnerman, que a la postre apunta a ser ese “diablo” que instruyó musicalmente a Robert en los entresijos del blues. En estas páginas presenciamos también una de las sesiones de grabación en la que registró varias de las 29 canciones que conforman su legado. Y entre medias, compartimos con Robert esa pasión por el alcohol y las mujeres que acabaría siendo su perdición, como parecían anticipar muchas de sus composiciones.

loveinvain02

La historia de este cómic es contada por un narrador omnisciente que adopta un cierto tono cínico y mordaz que resulta comprensible cuando al final de la historia se nos insinúa su identidad. Un final que incluye un guiño al tristemente célebre concierto que dieron los Rolling en el festival de Altamont en 1969. Tanto Mezzo como Dupont han optado por tirar de biografía y no adentrarse demasiado en los pensamientos internos de Johnson, algo que habría supuesto un ejercicio de ficción por su parte que han preferido dejar a un lado para narrar los hechos tal y como ocurrieron. Esto tiene la parte negativa de que, a quien conozca mínimamente la historia de Robert Johnson, la lectura de este ‘Love in Vain’ tampoco le descubrirá gran cosa. Ahora bien, esa pega queda en un segundo plano cuando contemplamos el soberbio trabajo gráfico que ha realizado Mezzo, no solo al retratar al bluesman con una tremenda expresividad (tarea nada sencilla, teniendo en cuenta que apenas se conservan fotografías suyas), sino especialmente por su forma de plasmar el ambiente de los garitos donde se tocaba el blues, la sordidez de las calles de Memphis y de Chicago, los desolados caminos del sur, y todo con un apabullante trabajo de documentación, desde los vestuarios hasta los edificios, pasando incluso por los carteles, periódicos y productos de la época.

Presentadas en riguroso blanco y negro, estas planchas ofrecen algunas escenas espectaculares, todas ellas relacionadas de un modo u otro con la música del diablo y con uno de sus principales artífices. Una vida como la de Robert Johnson, con su caótica infancia y su dramático final, merece ser contada, y sobre todo leída, porque animará a toda clase de lectores a dejarse envolver por los acordes, el ritmo y la magia del blues: la música que mejor retrató las inquietudes y tribulaciones de la comunidad negra durante la primera mitad del siglo XX.

Love in Vain

  • Autores: J. M. Dupont y Mezzo
  • Editorial: Spaceman Books
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 72
  • Precio: 20 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.