‘Los Vengadores. La guerra interminable’, sustancia

Vengadores

Cuando uno lleva leyendo cómics la práctica totalidad de su vida, echar mano de la memoria es algo que resulta inevitable a la hora de juzgar ciertos proyectos que a primera vista pueden parecer «revolucionarios» pero que, en esencia, no son más que reformulaciones de viejas costumbres que los nuevos lectores nunca llegaron a conocer y pueden abrazar con cierta ilusión. Piedra angular de Marvel durante finales de los setenta y, sobre todo, el transcurso de los ochenta, las Novelas Gráficas de la editorial albergaron a muchas de las mejores lecturas que se pudieron hacer de los personajes de la editorial, y títulos como ‘Elektra Lives Again’, ‘La muerte del Capitán Marvel’, ‘Dios ama, el hombre mata’ (que Panini ha vuelto a publicar hace poco) o, en menor medida, ‘Spider-man. Los espíritus de la tierra’, la ‘Hulka’ de Byrne, el ‘Killraven’ de Russell o el ‘Starstruck’ de Lee y Kaluta suponen hitos de gran relevancia en nuestro desarrollo como lectores.

Pero hay un momento para cada cosa, y la estrategia de Marvel de recuperar las Novelas Gráficas hoy carece, a mi entender, de sentido. Cuando aparecían hace treinta años, los eventos anuales de la Casa de las Ideas no formaban parte inherente de la continuidad editorial como sí lo son ahora, y las posibilidades de las NG de llenar huecos en las «biografías» de los personajes eran mucho más amplias que las que hoy permite el abigarrado panorama de la editorial estadounidense. Para colmo, el título que se anunciaba como primero en esta nueva encarnación es el que hoy nos ocupa, y la maniobra comercial no podría ser más evidente: en un momento en el que gracias a la cinta dirigida por Joss Whedon el grupo de superhéroes está en la cresta de la ola, que las cabezas pensantes del Bullpen hayan decidido dedicarle el formato a ellos no es fruto de la casualidad. Y si bien cualquier trabajo de Warren Ellis con los héroes Marvel debería ser motivo de celebración, ante los irregulares resultados que ostenta esta ‘Los Vengadores. La guerra interminable’ cabe preguntarse ¿para qué?.

Vengadores. Guerra Interminable 1

Ahora que el grupo liderado por el Capi y Iron Man ha encontrado de la mano de Jonathan Hickman el perfecto relevo al trabajo que Bendis desarrolló desde ‘Vengadores Desunidos’, y los mayores héroes del planeta son el epicentro de esa espléndida lectura que ha sido ‘Infinity’, las primeras preguntas que afloran al respecto de la historia de este volumen es ¿dónde se sitúa en la continuidad? y, sobre todo, ¿tendrá repercusiones en el normal discurrir de las aventuras del grupo?.

Sin una respuesta clara para ninguna de las dos, lo que supongo resta es juzgar el trabajo llevado a cabo por Ellis y Mike McKone sin tener en consideración otros factores, y tampoco aquí los resultados son brillantes: mientras el guionista británico pone el piloto automático y escribe una historia desnuda de su personalidad y que perfectamente podría haber sido firmada por cualquier otro guionista de la editorial, el trabajo de McKone, aunque correcto, queda lejos de lo que uno desearía ver en un proyecto al que se le presupone cierta relevancia dado el bombo que ha tenido por parte de la maquinaria publicitaria de Marvel. Y por mucho que sea entretenida (que lo es) a estas alturas creo que estamos en situación de poder exigirle algo más a un formato que, en el pasado, llegó a darnos tantas alegrías a los lectores veteranos.

Los Vengadores. La guerra interminable

6NI FÚ NI FA
  • Autores: Warren Ellis y Mike McKone
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas:120
  • Precio: 15 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.