‘Los mitos de Cthulhu’, Breccia toca las cumbres…de la locura

Cuando ‘Los mitos de Cthulhu’ vio por segunda vez la luz en nuestro país de mano de sinsentido hace tres lustros, aunque servidor ya se había dejado vencer por los cantos de sirena del tebeo español y la bd francobelga, estaba aún lejos —a muchísima distancia visto en retrospectiva— de la posición en la que me encuentro hoy; una en la que no le hago ascos a NADA y que, obviamente, nunca hubiera dejado de lado la oportunidad de asomarse a un trabajo del insigne Alberto Breccia, acaso el artista argentino con mayor personalidad del mundillo dentro y, probablemente, fuera de sus fronteras y del que, de así quererlo, podríamos rastrear incontables influencias a uno y otro lado del charco tanto coetáneas al período en el que se mantuvo activo como, por supuesto, de nuestra más rabiosa actualidad.

Afortunadamente, en esa sana y constante intención de recuperar volúmenes de difícil adquisición con la que Astiberri ha ido coqueteando de un tiempo a esta parte —y que ya se ha saldado, por ejemplo, con los diversos álbumes de Pellejero de los que hemos ido dando exacta cuenta en estas mismas líneas— tenemos de nuevo a nuestra disposición la fabulosa y turbadora aproximación que hizo Breccia a los relatos de H.P. Lovecraft que, habiendo conocido una primera aparición en la revista ‘Creepy‘, fueron y son recopilados en un volumen cuyas páginas se reconstruyeron con ocasión de la edición francesa de 2004 —la misma que publicó sinsentido ese año— partiendo de material original e intentando respetar al máximo lo que el artista plasmó décadas antes.

Y lo que plasmó no es otra cosa que, en una sola palabra, el HORROR: la abstracta manera de definir el mismo que ostentan los textos del literato de Providence, son traducidas aquí por el argentino en unas viñetas de una expresividad suma que huyen de lo figurativo para rayar lo abstracto y siempre sugerir al lector, evitando a toda costa, cuando de lo que estamos hablando es de las aberrantes criaturas que habitaban en los más recónditos rincones de la imaginación de Lovecraft, fijar imágenes concretas en nosotros hasta tal punto que dos pares de ojos distintos, vean formas considerablemente diferentes. La fuerza con la que Breccia realiza dicho proceso a través de la multitud de recursos gráficos de los que echa mano —y que pasan por aguafuertes, rayado del papel o tratamiento de fotografías, por poner tres ejemplos— y de las variaciones de estilo que acusan unas planchas que tan pronto se acercan a los postulados de la legendaria ‘Mort Cinder’, como lo hacen a los que pudimos verle en esa asombrosa adaptación de Ernesto Sábato que es ‘Informe para ciegos’.

Entre uno y otro extremo hay lugar para tanta grandeza, que pretender recogerla aquí, mediante burdos epítetos, es hacerle flaco favor a un volumen que pide a grites relectura tras relectura y que, en instantes como las traslaciones a viñetas de ‘La llamada de Cthulhu’ o ‘El color que cayó del cielo’, encuentra, en esa mezcla que plantea entre cómic y relato ilustrado —los bocadillos de diálogo son escasos a lo largo del volumen—cúspides incontestables dentro de la cadena montañosa de altura que son los 9 relatos aquí incluidos. ¿Imprescindible? Eso es quedarse muy cortos.

Los mitos de Cthulhu

  • Autores: Alberto Breccia
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 128 páginas
  • Precio: 17,10 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.