‘Los hechos sobre el caso de la desaparición de la Srta. Finch’, mucho título y pocas nueces

finch1.jpgHace unos años, Neil Gaiman publicó una antología de relatos titulada ‘Humo y Espejos’ que llegó a nuestro país bajo el sello de Norma. Uno de los textos que incluía era ‘Los hechos sobre el caso de la desaparición de la Srta. Finch’, el que ahora nos presenta la misma editorial en forma de cómic. Aunque el nombre de Gaiman aparece inevitablemente en la portada, la adaptación corre a cargo de Todd Klein (célebre rotulista que también hace sus pinitos en el campo del guión) y el dibujante Michael Zulli, cuyas pinturas han pasado por ‘Sandman’, entre otras muchas obras.

Ya que no he leído el relato original no voy a entrar a valorar la fidelidad de su adaptación a las viñetas, sino simplemente su interés como cómic en sí. Y en ese sentido, para mi gusto deja bastante que desear, pues es una lectura que ni ha terminado de engancharme ni me ha sorprendido por su imaginación, el punto clave de todas las buenas historias que contienen el sello de Gaiman. Pero empecemos por el argumento.

Nos encontramos en Londres con un escritor, posible alter-ego del propio Gaiman, que ha viajado a la ciudad en busca de inspiración para un guión cinematográfico en el que está trabajando. Una noche, decide salir a divertirse con dos amigos suyos, Jane y Jonathan. Estos le presentan a una quisquillosa y antipática mujer a la que llaman Srta. Finch, si bien en todo momento aseguran que ese no es su verdadero nombre.

Su primera intención es ir al teatro, pero finalmente terminan yendo a una misteriosa representación circense que se celebra en un húmedo y oscuro sótano que se extiende bajo las calles de la gran ciudad. Allí recorren un total de diez salas, cada una con un espectáculo más grotesco e inconcebible que el anterior. Durante la actuación, la Srta. Finch desaparece, dejando a los protagonistas estupefactos aunque también indiferentes, igual que al propio lector.

finch2.jpg

Y es que la falta de profundidad en el retrato del personaje de la Srta. Finch hace que nos importe más bien poco la suerte que haya podido correr. No hay investigación, ni misterio. Por contra, toda la acción de este cómic se centra en los diferentes espectáculos del circo, que quizá en el texto original resulten más sugerentes, pero que aquí no sorprenden ni resultan provocativos.

Ni siquiera los protagonistas se toman en serio la actuación, algo que queda patente en sus comentarios, así que no entiendo cómo el guión no ha ampliado los momentos posteriores a la desaparición ni las emociones que sienten los personajes ante la misma. Lo único que salva un poco este intento de drama fantástico son los dibujos de Michael Zulli, cuyo acabado artesano nos deja algunas escenas de gran fuerza visual y cierto tono inquietante.

Por último, el guionista tiene la fea manía de utilizar textos de apoyo innecesarios, que por lo general se limitan a describir detalles y acciones que ya sólo con el dibujo nos quedan claros. Vale que utilice este recurso para darle un toque más “literario” al cómic. Al fin y al cabo, esto es una adaptación de un relato. Pero eso no quita que haya que usarlos con coherencia respecto al lenguaje propio del cómic.

En definitiva, ‘Los hechos sobre el caso de…’ es un tebeo que por su brevedad se lee bastante rápido, casi tanto como lo que se tarda en olvidarlo. El hecho de contar con el nombre de Gaiman en portada siempre resulta atractivo, pero en esta ocasión más vale acercarse al libro original. Sí vale la pena hojear un poco el álbum para contemplar el buen trabajo del dibujante, pero leerlo no va a aportaros nada, ni siquiera un enigma que poder rumiar durante los días siguientes.

Ficha Técnica

finchreview.jpg

  • Título: Los hechos sobre el caso de la desaparición de la Srta. Finch
  • Guión: Todd Klein, sobre un texto original de Neil Gaiman
  • Dibujo: Michael Zulli
  • Editorial USA: Dark Horse
  • Editorial: Norma
  • Formato: Cartoné // 56 páginas // color
  • Precio: 12 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en