‘Los Fabulosos Freak Brothers Integral 2’, chusta con arte

Si algo funciona, lo mejor que se puede hacer es no tocarlo demasiado. Esta afirmación se ha repetido y ha sido utilizada a lo largo de la historia en innumerables ocasiones y, si atendemos al mundo del comic, puede que incluso más. Todo esto para poder afirmar que este ‘Los Fabulosos Freak Brothers Integral 2’ repite las mismas fórmulas que ya pudimos leer y disfrutar en la primera entrega publicada hace algunos meses por La Cúpula. ¿Qué queremos decir con esto? Pues si hacen memoria les vendrá a la cabeza ese humor lisérgico y alucinógeno que Gilbert Shelton mostraba en cada una de sus páginas convirtiendo a estos “fumetas” del Noveno Arte en todo un clásico del comic underground. Las correrías de tres caraduras, vividores que hacen todo lo posible por tirar “palante”  en la vida a base de trapichear y disfrutar de cuantas sustancias prohibidas caigan en sus manos. Unas aventuras tan divertidas que resulta muy complicado no verlos con cierto cariño e indulgencia.

Esta segunda entrega goza de cierta ventaja con respecto a la primera ya que la fórmula está establecida y afianzada, no resultando desconocida para el lector lo que provocará más fácilmente risas y carcajadas. Pero cuidado, el amigo Shelton no se duerme en los laureles y, para que su obra no caiga en el tedio y otros posibles lectores se sumen a su legión de seguidores, aglutina todos los elementos que lo elevaron al Olimpo del movimiento hippy en un relato que se aleja bastante del gag corto e inmediato, un delirio de casi cuarenta páginas cuyo título, “Raices de Hierba”, es toda una declaración de intenciones que, a pesar de los años y siendo una hija de su época, sigue siendo tan divertida y alocada como el día en que fue publicada. No se olviden en ningún momento que estamos ante un comic underground, algo que dicta y otorga ciertas libertades al autor a la hora de estructurar las historias, dejándonos en más de una ocasión ciertamente descolocados por esa filosofía de vivir siempre al límite sin pensar en las consecuencias o en el mañana.

También habría que otorgarle al señor Shelton esa habilidad innata para no caer en la  repetición o en la redundancia de ciertos chistes o gags. Ocurre a lo largo de la obra, algo inevitable si tenemos en cuenta que unos personajes como estos Freak Brothers tienen una idiosincrasia y una filosofía de vida muy marcada y definida, pero aún así, la cosa funciona, seguimos riéndonos de ciertas situaciones que nos suena de haberlas leído algunas páginas más atrás. Lo dicho, si algo funciona… Ese mundo contracultural por el que se mueven nuestros queridos protagonistas sigue siendo el escenario perfecto para que se salten las normas y se nos muestre a tres adultos con mentalidad de jovenzuelos cuyo día a día se basa en el clásico “Sexo, drogas y rock and roll”. Una segunda entrega que, tal y como hemos apuntado antes, continúa con todo lo presentado en la anterior, incluso en el estilo caricaturesco del autor de Texas, un trazo desgarbado y ciertamente tosco que transmite una idea muy clara: humor para adultos. ¿Hay desnudos? Sí. ¿Consumo de sustancias estupefacientes? También. ¿Violencia descerebrada? Pues  claro. Una cosa está clara, hay que saber reírse de todo y de todos, algo que logran estos tres tipos a base de convertir la bajeza humana y el comportamiento depravado en el motor de la diversión. Ya, eran otros tiempos, pero los años les han sentado estupendamente.

[Grade — 8,50]

Los Fabulosos Freak Brothers Integral 2

  • Autores:Gilbert Shelton
  • Editorial:La Cúpula
  • Encuadernación:Rústica
  • Páginas: 152 páginas
  • Precio: 22,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.