‘Los escudos de Marte’, decepcionante

Los escudos de marte

Puede que conozcáis la sensación o que, por el contrario, os sea completamente ajena, pero lo cierto es que cuando uno lee tantos cómics al cabo del mes como el que esto suscribe —para que os hagáis una idea aproximada de las cifras de lectura en las que suelo moverme, sólo el mes pasado fueron 28 tomos de diverso grosor y 66 grapas— termina desarrollando una suerte de sexto sentido, una percepción que le permite establecer de forma temprana los extremos en los que se terminará estableciendo el tebeo de turno. En otras palabras, que en un alto porcentaje de las ocasiones —siempre están los cómics que sorprenden, claro— servidor está en disposición de emitir un juicio de valor bastante aproximado sobre una lectura con sólo haber consumido un reducido puñado de páginas.

Eso sí, que nadie se piense que porque dicho juicio sea en última instancia más o menos exacto, uno de se deja llevar por él y, como ha sido el caso de ‘Los escudos de Marte’, no finaliza una lectura arrastrado por esas primeras impresiones. Antes bien, como lector empedernido que soy y amante desaforado del noveno arte del que me precio ser, siempre agoto todas las posibilidades para que un tebeo me conquiste en mayor o menor medida, pero que me conquiste a fin de cuentas. Desafortunadamente, en puntuales ocasiones, eso no termina sucediendo, y huelga decir que este título firmado por Gilles Chaillet a los guiones y Christian Gine a los lápices es uno de los pocos tebeos que, al cabo del año, podría señalar como aquellos que «no me han gustado».

Porque, seamos francos, al final toda argumentación se reduce a tan sencilla fórmula: o te gusta, o no te gusta. De acuerdo, se pueden aducir argumentos mucho más sesudos, pero todos irán jugando a favor o en contra de tan simple sentencia. Una sentencia que en este caso alude tanto al guión como al dibujo, no elevándose ninguno de los dos por encima de los estándares que este redactor maneja para comenzar a apreciar una obra por encima del notable. El primero resulta complicado de asimilar, con acciones y personajes que nunca terminan de estar introducidos de forma fluida y que aparecen y desaparecen de forma azarosa y antojadiza. El segundo es estático, casi hierático en lo que a los personajes se refiere, y aunque en lo que respecta a diseño de «escenarios» la profusión documental transpira sin problemas, un tebeo histórico como éste necesita algo más que construcciones bien ejecutadas para capturar la atención del lector. Como reza el titular, una decepción, la verdad.

Los escudos de Marte

  • Autores: Gilles Chaillet y Christian Gine
  • Editorial: Yermo
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 168 páginas
  • Precio: 34,20 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.