‘Los doce nacimientos de Miguel Mármol’, tebeo con alma de documental

Si no lo supiéramos de forma directa porque el propio autor lo confiesa, lo habríamos supuesto. Pero, como lo sabemos, es casi una obligación a la hora de valorar ‘Los doce nacimientos de Miguel Mármol’ tener en cuenta que el trabajo de Dani Fano para esta impresionante ¿novela gráfica? le ha llevado ocho largos años y que éstos, con todos sus meses, semanas y días, dejan notar su presencia en unas páginas que exudan muchas cosas. Exudan compromiso para con la historia que se cuenta. Exudan de manera muy evidente la inmensa tarea de documentación que el artista vasco ha llevado a cabo. Exudan mimo hacia la figura de un revolucionario fundamental en la historia de El Salvador. Pero, sobre todo, lo que exudan con más intensidad es un amor desabrido por el medio al que se acogen.

No cabe duda de que, como biografía escrita que complementara a la obra de Roque Dalton, ‘Los doce nacimientos de Miguel Mármol’ habría funcionado como un reloj por más que, seguramente, Fano hubiera considerado fútiles sus esfuerzos en comparación con los del periodista salvadoreño. Tampoco resulta muy complicado imaginarse el relato de la atribulada existencia de ese incombustible activista revolucionario que fue el protagonista llevado al cine, ya con toda la pompa de un drama, ya bajo la clínica aproximación de un documental que trazara una semblanza más o menos ajustada de los convulsos tiempos en los que Mármol trató de sacar a su país natal del oscuro pozo de injusticia y desigualdad al que lo habían ido arrastrando las altas esferas gubernamentales y las clases más pudientes e influyentes.

No, no costaría nada imaginar a ‘Los doce nacimientos de Miguel Mármol’ de cualquiera de esas maneras. Eso sí, antes de leer lo que Fano consigue aquí, porque una vez hecho, resulta de todo punto imposible pensar en este viaje en otra condición que no fuera la impresa y no estuviera auspiciada bajo el virtuosismo que aquí despliega el español: estructurada, obviamente, en doce capítulos; los muchos «nacimientos» a los que hace referencia el título de la obra —que no son más que las veces en que, casi siempre in extremis, Miguel Mármol escapó de una muerte segura— están hilvanados de manera tan ágil y tan veraz, que se antoja una tarea cuasi imposible no agarrar el cómic y acabarlo, como fue mi caso, de una sentada.

Parte inherente a esa veracidad es el uso del lenguaje que hace Fano, un español plagado de modismos y giros extraídos directamente del salvadoreño que, tras una etapa de extrañeza inicial por lo desconocido, terminan haciéndose tan familiares y asumibles como lo son todos y cada uno de los personajes que quedan diseminados a lo largo de las doscientas páginas que conforman este portentoso tebeo. Un apelativo éste, el de portentoso, que descansa sobremanera en el maravilloso trazo de Fano y en la soberbia decisión de que sean unas elocuentes escalas de grises las que aporten la discreta y ajustada nota de «color» a esta historia que, huelga decir, nos descubre no a un personaje histórico, que también, sino a un trozo muy relevante de la historia de un país.

Los doce nacimientos de Miguel Mármol

  • Autores: Dani Fano
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 208 páginas
  • Precio: 18,05 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.