‘Los Centinelas. Capítulo cuarto: Abril de 1915. Los Dardanelos’, doble confusión

Empecemos constatando algo obvio pero que viene al pelo para aclarar el porqué de esa doble confusión de la que habla el titular: los casi tres años que han transcurrido desde que viera la luz por nuestra tierra el tercer álbum de ‘Los centinelas’, la brillante ucronía ideada por Xavier Dorison y dibujada por el excelso Enrique Breccia. Uno podría pensar que esos mismos tres años son los que transcurrieron en el país vecino entre tercer y cuarto volumen y que de ahí el retraso. Y estaría en lo cierto…más o menos. Porque si bien fueron treinta y seis meses —mes arriba, mes abajo— los que tuvieron que esperar los lectores franceses para asomarse a las páginas del volumen que hoy nos ocupa, esos pasaron entre 2011 y 2014. Dicho de otra manera, que Norma podría perfectamente haber publicado el capítulo cuarto de ‘Los Centinelas’ en 2014 y prefirió aguardar, por razones que nunca llegaremos a saber los comunes mortales, hasta finales del pasado 2016.

¿Que por qué tal retraso genera confusión? Sencillo: porque a no ser que uno tenga una memoria prodigiosa o que tenga el tiempo suficiente para releer los tres álbumes anteriores, aproximarse a la lectura de ‘Los Centinelas. Capítulo cuarto: Abril de 1915. Los Dardanelos’ es un ejercicio que acarrea no pocas frustraciones debido a la sensación de completa desorientación que uno tiene al dar cuenta de unas páginas con personajes que debería conocer pero que, dada la distancia, sólo recuerda vagamente. De nada vale el breve resumen incluido antes de que comience la lectura propiamente dicha cuando, como digo, los muchos días que nos separan de aquel instante de junio de 2014 en el que ofrecimos reflexiones sobre la tercera entrega, y las numerosísimas lecturas consumidas en ellos, provocan que la confusión sea la sensación reinante.

Quizás con más intensidad aún de la derivada de ese lapsus de tiempo, es la que acompaña al guión que Xavier Dorison concreta para la ocasión: situando la acción en el mismo marco espacio-temporal que la ‘Galipolli’ de Peter Weir , parece que el interés del guionista no va en la dirección de sacar partido a su particular visión de tan relevante episodio de la Primera Guerra Mundial, sino resultar obscuro e inaccesible. Para conseguirlo, el artífice de recientes ejercicios tan brillantes como ‘Asgard’ o ‘Undertaker’ se vale de un ritmo atribulado y de una desproporcionada cantidad de personajes que, a la postre, resultan en no pocos instantes tremendamente prescindibles. Los que no lo son, los héroes que dan título al tomo, se presentan en modos mucho menos interesantes que en su anterior aventura, y sólo el superlativo arte de Enrique Breccia es capaz de salvar la función, ya en las excesivas “secuencias” de diálogos, de las que Dorison abusa cuanto puede, ya en los contados momentos en que la acción se abre paso, aprovechando el argentino la oportunidad que ellos le brindan para desmarcarse con unas páginas espectaculares que, de haber quinto álbum, esperemos encuentren el necesario apoyo de un guión que logre recoger el testigo de los soberbios tres primeros cuadernos.

Los Centinelas. Capítulo cuarto: Abril de 1915

  • Autores: Xavier Dorison & Enrique Breccia
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 66 páginas
  • Precio: 16,15 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario