‘Los abandonados’, un relato de supervivencia

abandonados01.jpg

Ross Campbell ha aportado su granito de arena al género zombi con esta historia protagonizada por siete jóvenes que, como el propio título indica, quedan abandonados a su suerte en medio de una masacre causada por muertos vivientes. Todos ellos viven en un pequeño pueblo de la América profunda, y una noche en que se desata una furiosa tormenta, la mayoría de sus habitantes se convierten en criaturas hambrientas de carne humana.

En ningún momento parece que el autor tenga demasiado interés en dar una vuelta de tuerca a las historias de zombis, de hecho, la verdadera importancia de su aparición es la forma en que trastoca la vida de los personajes y las relaciones que tienen entre ellos. Porque ‘Los abandonados’ es ante todo un cómic centrado en la personalidad de sus protagonistas y en su forma de afrontar las diferentes situaciones al límite a las que se ven expuestos. Al no tratarse de una serie regular, no se le puede pedir tanta profundidad como la que encontramos en ‘Los muertos vivientes’ de Kirkman, pero las sensaciones (favorables o negativas) que nos despiertan los personajes suplen cualquier carencia que pueda haber en ese sentido.

Al principio la historia se desarrolla con un ritmo bastante pausado. Conocemos a Riley y a sus amigos, y vemos como ésta empieza a afianzar su relación con Naomi. Incluso una vez que la matanza zombi ya se ha desatado, los personajes siguen intentando mantener una cierta normalidad en sus vidas. Hablan de cosas intrascendentes, se ríen, comparten sus aficiones… Pero llega un punto en que la supervivencia se convierte en lo único en lo que pueden pensar y el ritmo se acelera, especialmente cuando la casa en la que se han refugiado deje de ser tan segura como pensaban, y cuando las temeridades de la testaruda Mae (sin duda, el personaje más antipático de la obra) los pongan en más de un aprieto.

abandonados02.jpg

Al margen del guión, lo que hace de este cómic una lectura muy recomendable es su fantástico dibujo. Para empezar, por la atmósfera que crea la paleta de colores empleada por Campbell, centrada en tonos grisáceos y marrones, salpicados de vez en cuando por vistosos tonos rojos. También merece una mención especial la particular visión de la belleza femenina que tiene este autor, reflejada en chicas bien entradas en carnes, con labios prominentes, vestimentas próximas a la estética punk y una voluptuosidad que sólo podemos encontrar en las féminas que Robert Crumb ha retratado durante décadas.

También es destacable la expresividad que les imprime, lo cual le permite jugar más de una vez con los silencios sin por ello dejar de transmitir información al lector. Por último, pero no menos importante, su recreación de los zombis y las escenas de sus cruentos ataques están cuidadas al detalle, y nos ponen los pelos de punta en más de una ocasión.

La trama de ‘Los abandonados’ no es nueva en absoluto, pero al centrar nuestra atención en los personajes, al hacerlos tan humanos a nuestros ojos, consigue que no le demos demasiada importancia a este detalle. Además, la narración está bien llevada y en ningún momento se hace aburrida, cosa que no es raro que ocurra con un género tan explotado como este. Y si debo quedarme con algo de este cómic, sin duda es con su dibujo, que ya por sí solo podría justificar la adquisición de este volumen. Los zombis vuelven a atacar por millonésima vez, pero oye, todavía hay quien sabe sacarles chicha.

Ficha Técnica

abandonadosreview.jpg

* Título: Los abandonados
* Autor: Ross Campbell
* Editorial: Dibbuks
* Editorial USA: Tokyopop
* Formato: Cartoné // 216 páginas // Bitono
* Precio: 18 euros

Galería de fotos

(Haz click en una imagen para ampliarla)

111.jpg
119.jpg
157.jpg
194.jpg
Portada.jpg

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en