‘Lobezno: El Fin’, hasta la vista viejo amigo

Muchos recordarán la ilustración que adorna la portada de este nuevo volumen publicado por Panini, una de esas portadas que se nos queda ahí guardada en un rinconcito de la cabeza a la espera de que nos sirva de algo en un futuro. Lógico y normal puesto que el material recopilado en este ‘Lobezno: El Fin’ ya tuvo su versión en grapa hace algunos años, hay que tener en cuenta que la miniserie en cuestión vio la luz allá por el 2005 por lo que es normal que desde a editorial se hayan decidido a hacer una nueva edición. Los que tengan buena memoria recordarán también que este tipo de relatos se dedicaban a contarnos la última historia de algunos de los personajes más representativos de La Casa de las Ideas. De esta manera pasaron por la palestra El Castigador con Garth Ennis y Richard Corben, Hulk de Peter David y Dale Keown o Los Cuatro Fantásticos con un Alan Davis pletórico.

La acción tiene lugar en un futuro hipotético, fuera de continuidad y mostrándonos a algunos de estos personajes en una situación bastante delicada y extrema. Encima, en este “final” del Hombre-X más carismático, tenemos la suerte de contar a los guiones con Paul Jenkins, escritor de gran elegancia que también se encargó de a exquisita “Origen”, serie que conviene tener fresquita puesto que habrá bastantes referencias a ella, dando una sensación de complementación bastante interesante. Con la lectura de esta historia nos vamos a convertir en compañeros de un Lobezno que se ha ido quedando solo con el paso de los años, todos sus amigos y colegas de profesión se han quedado por el camino mientras que él, gracias a sus poderes curativos, ha sobrevivido a pesar de las adversidades. Toca pues embarcarse en un viaje en el que Logan hará todo lo posible por encontrar respuestas a todas esas preguntas que ha ido acumulando a lo largo de su existencia (nos dejan caer que su edad actual es de doscientos diez años).

Jenkins sabe transmitir a la perfección esa sensación de “fin del camino” ofreciéndonos una imagen del mutante bastante desgarradora: completamente solo, envejecido y perdiendo facultades a cada día que pasa. Ese aburrimiento se ve interrumpido al recibir una carta en la que se le informa de la muerte de Victor Creed (Dientes de Sable) uno de sus más íntimos enemigos. Un documento que reabrirá heridas del pasado que tienen que ver con todo el asunto de Arma-X y las razones por las que el bueno de Lobezno terminó siendo una máquina de matar. Ya saben, el viejo juego de las preguntas y las respuestas del que hemos sido testigos desde hace años. El guión del británico se lee con bastante interés ya que sabe plantear una serie de incógnitas que mantienen al lector en vilo durante toda la lectura, encima introduce constantes referencias a momentos del personaje de los que hemos leído bastantes páginas en el pasado, por lo que somos los primeros interesados en conocer las respuestas a las preguntas planteadas. Claudio Castellini realiza también un trabajo a los lápices más que destacable, su línea clara se adapta a la perfección al tono del relato y nos deja algunas páginas más que interesantes. Sabiendo la notoriedad del personaje dentro del Universo Marvel, cada uno de los aficionados se imaginará un final distinto para Logan por lo que habrá quien no esté conforme con lo aquí narrado. La de Jenkins es otra más, y bastante disfrutable.

[Grade — 8.00]

Lobezno: El Fin

  • Autores: Paul Jenkins y Claudio Castellini
  • Editorial: Panini Comics
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 152 páginas
  • Precio: 20,00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.