‘Las dos vidas de Penélope’, mitades de un ser

Si bien una obra debe ser leída desde la primera a la última acotación para poder ofrecer una valoración en condiciones acerca de lo que ofrece y lo que se deja por ofrecer; hay títulos que, a las pocas páginas, ya han revelado de manera plena, bien su condición de olvidables, bien su carácter de imprescindibles. Y creedme cuando os digo que, ya en sus primeras páginas, ‘Las dos vidas de Penélope‘, lo último de Judith Vanistendael —la dibujante que nos sorprendiera con ‘Salto‘ el pasado 2019— deja claro que se ancla con fuerza y tesón en los segundos: disponiendo dos acciones paralelas a golpe de doble página, la artista muestra, en la cinta superior de viñetas, los denodados intentos de la protagonista, una «médico sin fronteras» por salvar la vida de una niña en quirófano mientras, en la cinta inferior, se nos muestra como su hija de trece años, a miles de kilómetros de la cruda realidad que vive en esos momentos su madre, se enfrenta a su primera regla.

El fuerte contraste entre ambas acciones, dramática la superior por la fuerte carga que Vanistendael imprime a la misma; dramática la inferior por lo que se interpreta en cuanto a la soledad de la pequeña sin una madre a la que poder acudir en un instante tan singular en la vida de una mujer, es una perfecta obertura para la sinfonía de sensaciones que la artista va destilando a lo largo de 160 páginas que mezclan, sin ningún tipo de rubor, y sin estridencia alguna, el tebeo más costumbrista y casual, el que está centrado en una de las dos vidas de Penélope, aquella que se refiere a su familia, con uno cuya carga de profundidad es de un calado acongojante: la doctora vuelve de la zona caliente en la que ha pasado meses con una mochila en la que no sólo se ha traído enseres y ropa, sino el fantasma de la pequeña a la que no ha podido salvar —ese que, en la portada, se aloja en el bolsillo de su bata—, y será ese metafórico lastre el que terminará dictaminando el futuro de una mujer que ya no sabe vivir si no es intentando salvar otras vidas.

Expresivas en grado sumo, las planchas de ‘Las dos vidas de Penélope’, resueltas con unas espectaculares aguadas, dejan paso libre a que las muchas emociones y sentimientos que Vanistendael pone en juego encuentren libre paso hacia un lector que no puede más que caer rendido ante los portentosos envites de una narración que, dejando atrás esquemas prefijados y encorsetamientos, se hace grande en su variedad de planteamientos, en deshacerse de la viñeta tradicional cuando así lo necesita y en echar mano de recursos que, como el que ya apuntamos más arriba sobre su arranque, conforman un todo pletórico de forma y preñado de contenido. Sin lugar a dudas, una de las lecturas más estimulantes del año que, quién sabe, igual vuelve a aparecer por aquí dentro de un par de meses.

Las dos vidas de Penélope

  • Autores: Judith Vanistendael
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 20,90 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.