‘Las crónicas de Matilda’ quiere salir adelante con un crowdfunding

verkami_a5bed5b8fb4c8212dcfbee0268a07794

En estos tiempos tan convulsos para la economía vamos a escuchar mucho la palabra crowdfundig, pues junto a la autoedición se está convirtiendo las herramientas con la que muchos artistas, incluso los que llevan más tiempo en el sector, tienen que usar para sacar adelante sus proyectos. Esta vez toca hablar de un cómic colaborativo entre tres autores, que recibirá el nombre de ‘Las crónicas de Matilda’.

Este proyecto nace de la unión de los dibujantes Alfredo Murillo (Amor DeambulanteDesi y Draco), Francisco José Fernández Fadrique “Fadri” (Dragon MailUn millón de monos) y Francisco Molina “Defriki” (No hay papelA Friki’s Life) para crear una historia de unas 48 páginas divididas en tres capítulos. Cada uno de estos capítulos estará escrito y dibujado independientemente por uno de los autores, aunque manteniendo el guión general a lo largo de la obra.

A la hora de escribir estas líneas ya han sobrepasado el límite necesario para salir adelante, aunque en caso de conseguir más fondos aumentarán las recompensas para todos, como ya dan puntos de libro extra y, si llegase el caso, el contenido del propio cómic. Hay recompensas para todos los bolsillos y públicos, como el propio cómic en formato digital por un euro, el cómic impreso por cinco euros, packs con merchandising del cómic, el sexto número del fanzine ‘Weezine’ o un pack ahorro para una compra conjunta entre varias personas.

Quedan 4 días para quienes quieran aportar a este proyecto o quieran hacer la compra anticipada del cómic. En caso de que no se haya podido aportar en esta camapaña, la salida de ‘Las crónicas de Matilda’ está prevista para Expomanga, que se celebrará en Madrid los días 10, 11 y 12 de mayo, en el Pabellón de la Pipa.

 

Campaña ‘Las crónicas de Matilda’ en Verkami
En la Fancueva Jordi Bayarri vuelve a buscar financiación para sus cómics divulgativos

Etiquetas

Naruedyoh @naruedyoh

Amante del cómic, aunque con inclinaciones hacia los productos provenientes de Japón. Con solamente 22 años, aún me queda por aprender mucho, pero las ganas no me las quita nadie (odio parecer un hipster, pero es así). Cuando no me gusta algo, una parte en el fondo de mí hace que quiera que me guste, pues significaría que se ha hecho lo suficientemente bien. Con cómics y juegos en las estanterías desde los tres años.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.